FLANDES CICLISTA (BÉLGICA), cuaderno de bitácora

El 25 de mayo de 1913 Karel Van Wijnendaele se levantó con buen pie, llamó a una veintena de colegas y les dijo “ey tíos, corramos el primer Tour de Flandes de la historia”. Y eso hicieron. Este fin de semana se cumplen 100 años de aquella primera carrera y por ese motivo vuelvo a mi querida Bélgica, formando parte de la delegación española de prensa invitada por Turismo Flandes para contaros cómo se celebra el deportivo centenario.

Una competición que rinde homenaje al flamenco clásico de las dos ruedas pedaleando el recorrido original, de Gante a Oudenaarde, una localidad esta última que desempolva sus mejores galas para recibir además a los participantes de la Retro Ronde (domingo). Si os apetece seguirlo en directo sin necesidad de recurrir a Twitter, Facebook o Instagram estáis en el lugar indicado. Bienvenidos a este Tour de Flandes (Bélgica), Cuaderno de Bitácora. Habrá ambiente ciclista en estado puro y un buen cucurucho de frietjes, espero.

VIERNES. La llegada a Flandes no podría haber sido mejor (sobre todo teniendo en cuenta que casi pierdo el avión a Bruselas, pero eso ahora no viene al caso). Hemos empezado la aventura por todo lo alto, nada más y nada menos que atacando el mítico Muur de Geraardsbergen, ese en el que tantas veces se ha decidido el Tour de Flandes. Ni me imagino cuánto esfuerzo debe costar escalar esta calzada adoquinada con un desnivel del 20 por ciento aproximadamente. Y a 40 km por hora de media que lo subió Fabian Cancellara, ganador de la prueba en 2013. ¡Madre mía que potencia!

El caso es que estos días los belgas han aprovechado para montar un espectáculo en lo alto de este hito ciclista, el Muur & Mythe, una suerte de performance de lo más ecléctico que convina danza, música, fuegos artificiales, chorros de agua, inmensos haces de luz y bicicletas. Original un rato. Sobre todo porque uno no se imagina que se pueda hacer tantas cosas artísticas con bicicletas. ¡Si hasta se han marcado un flamenco ciclista! Por no hablar de las dos muchachas disfrazadas de un cruce entre la Reina de Corazones de Alicia en el País de las Maravillas y unos ángeles muy recatados de Victoria Secret (aunque estas en vez de gritar «¡que les corten la cabeza!» tiraban plumitas al público, menos mal). Y bailarinas, y bañistas, y gimnastas, y unos solistas cantando el tema que se marcaron Monserrat Caballé y Fredy Mercury en las Olimpiadas de Barcelona 92 a su manera. Eso sí, yo me quedo con la voz que ha entonado el Music was my first love de John Miles adaptado al ciclismo. Como te lo cuento. «Cycling is the future… Cycling is my first love…». Tremendo. Un bonito espectáculo que ni la luna llena se ha querido perder y que nos ha dejado tan buen sabor de boca como el Merlot que nos han servido para cenar en la elegante Auberge l’Entrecôte.

SÁBADO. 8:55 horas. ¿Quién dijo lluvia? Las Ardenas Flamencas han amenecido con sol. Parece que la Ronde 100 Classic no se va a correr bajo el agua. En nuestro grupo hay dos valientes que van a por ella: los simpatiquísimos Sergio Palomar y Juanfran de la Cruz. ¡Mucha suerte! El resto del equipo nos vamos de paseo a Oudenaarde después de haber dormido como reyes en La Sablière, un encantador hotel perdido en el bosque en alguna parte de Kluisbergen.

18.30 horas. Oudenaarde no es la localidad más bonita de Bélgica pero se deja querer. Sólo por escuchar la historia de por qué su escudo de armas lleva gafas merece la pena darse un paseíto por aquí, especialmente si eres un amante del ciclismo, pues cuenta con un museo dedicado al Tour de Flandes, el Centrum Ronde van Vlaanderen. ¡Anda que no estoy aprendiendo de ciclismo estos días! De bicis y de cosas que llevan las bicis (como veis aún estoy asimilando conceptos, cuando lo haga intentaré hacer lo propio con el vocabulario). Ayuda pasar por un mercadillo de ruedas, platos, frenos, mallots (¡hasta había uno del Banesto de vete tú a saber qué año!) aunque, si algo me ha conquistado, es ver un montón de bicis dentro de una antigua iglesia. Además, como el domingo se corre la Retro Ronde, esto está plagadito de ciclistas retro con sus retro bicis del año de la polca. Digno de ver. Como corran con la misma alegría que beben cerveza esto va a ser muy divertido. xx:xx horas. Esta noche hemos vuelto a los 50 en el Retro Ball para, entre otras cosas, brindar a la salud de Carlos V en el mismo salón que, según nos han contado, su emperador gustaba de empinar el codo cuando venía a visitar a sus subditos y amante.

DOMINGO. 9:19 horas. ¡Nos vamos volando a Oudenaarde que no queremos perdernos el arranque de la Retro Ronde! 16:30 horas. El comienzo de la Retro Ronde ha sido curioso, todo lleno de coches y cliclistas muy vintage. Hasta los habituallamientos eran retro según contaron nuestros corredores Sergio Palomar y Gontzal Largo. Una prueba anual digna de ser corrida y que, además, no requiere cualidades de super ciclista para hacerlo. Pero no es eso lo que me tiene emocionada esta tarde. Y es que, ¡he subido el Koppenberg con bici! Unos 50 metros sin bajarme de ella que creo que no está nada mal teniendo encuenta que este muro adoquinado compite con el de Paterberg por la plaza de tramo más duro del Tour de Flandes.  Si el viernes no imaginaba lo difícil que debía ser hacer un ataque en el Muur ahora lo tengo más que claro. ¿La experiencia? Inolvidable.

EPÍLOGO. Esta incursión a Flandes no podía acabar mejor: atacando un buen stoverij (estofado de carne con salsa de cerveza) y brindando con una Ename (cerveza rubia muy popular en Oudenaarde) en el Priorij van Elsegem primero, y con una Smiske en una brewery (‘fábrica de cerveza muy tradicional’) después. Los que hemos subido el Koppenberg con la bici nos lo hemos ganado, los que se han animado a correr la clásica (100 km) y la Retro Ronde (40 km), ¡mucho más!.

(*) NOTA. Ha sido un placer compartir este fin de semana ciclista con Sergio Palomar (@serpal_), Carlos Fernández (@elrincondecarlo), Iñaki Juaristi, Miguel A. Cartagena (@MACartagenaS), Juan Fran de la Cruz (@juanfdelacruz), Gontzal Largo (@gontzallargo) y, muy especialmente, con Ángeles Alonso-Misol (@TurismoFlandes), encargada no sólo de organizar esta aventura sino, además, de hacer que la disfrutáramos al máximo. A ver si el año que viene nos atrevemos TODOS a correr la Retro Ronde. Yo, por si hay oportunidad, empiezo a entrenar desde ya 😉

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, TE GUSTARÁN…

Cien años del Tour de Flandes, cien años de pasión ciclista, por Juan Fran de la Cruz

Tour de Flandes, 100 años de ciclismo, por Miguel Ángel Cartagena

Vuelos baratos a todos sitios

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  Facebook e Instagram. Si lo prefieres, suscríbete al boletín y recibirás la información más relevante por e-mail de vez en cuando. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos de forma independiente. Apúntate, ¿a qué esperas?

Curso de fotografía para aprender a manejar una cámara reflex

CÓMO ENCONTRAR SEGUROS DE VIAJE BARATOS

13 comentarios en “FLANDES CICLISTA (BÉLGICA), cuaderno de bitácora

    1. Muchas gracias Antonio, ¡se intentará! La verdad es que Flandes me encanta, siempre que ando por allí me trata muy bien. Cuando te animes a visitarlo espero que mis post te sean de ayuda y, para cualquier consulta, ya sabes 😉 Por cierto, eso de las ciudades Bálticas no suena nada mala, ¿eh? Así que tu también pásalo muy bien.

  1. Acostumbro cada noche buscar webs para pasar un buen rato leyendo y de esta forma he localizado vuestra web. La verdad me ha gustado el post y pienso volver para seguir pasando buenos ratos.
    Saludos

  2. Tengo que preparar las maletas para visitar esta zona de Bélgica tan bonita.
    Sin dudar a dudas una región con mucha historia ligada a las dos grandes guerras.
    Especial mención para los famosos tramos de pavé, toda una tortura para los huesos del ciclista que ponen a prueba la materia con que está hecha la bicicleta y el ciclista.

Deja un comentario