10 formas de morir en Tailandia (y cómo evitarlas)

Llamadme exagerada, llamadme desmotivator, llamadme como queráis, pero en esta vida las posibilidades de morir son muchas y muy variadas. No importa si uno está en su casa o dando la vuelta al mundo, los hipotéticos escenarios catastróficos son muchos y no tan improbables. En Tailandia se me ocurren por lo menos 10. No te asustes pero estate preparado por lo que pueda pasar, especialmente si tienes pánico a una muerte ridícula. ¡Suerte valiente!

Muertes por accidente de tráfico en Tailandia

1. CAYENDOTE DE UN ELEFANTE. Hazte un favor a ti mismo y otro al elefante y no te subas. Por un lado evitaras al cien por cien partirte el cuello por caída o ser aplastado por un paquidermo. Por el otro, no contribuirás a que se siga maltratando a elefantes para el disfrute de los turistas (¿por qué crees que son tan dóciles?). Así todos felices y vivos, eso tiene que dar un montón de puntos de karma.

2. POR LA PICADURA DE UN MOSQUITO. Un pequeño picotazo para el mosquito, una gran faena para ti. Para no pillar malaria, encefalitis japonesa o dengue utiliza antimosquitos a rabiar. OFF tiene un precio razonable y es bastante efectivo; soffel huele mejor pero dura menos y es más caro; y el aceite de citronela parece poco útil a pesar de su gran poder de apestar. Evitar arrozales y zonas muy boscosas y ponerte las vacunas recomendadas ayuda. También dormir con mosquitera si tu alojamiento tiene. No bajes la guardia, los mosquitos no lo harán.

3. EN ACCIDENTE DE MOTO. Según el Centro Pulizer, en Tailandia hay 38 muertos en accidente de tráfico por cada 100.000 personas (mientras que en India hay 18 y en España 5). Todos los años hay tropecientos accidentes de moto, muchos protagonizados por turistas que no saben conducir o lo hacen borrachos. Para evitar morir en carretera ponte siempre el casco, vete despacio, no uses caminos de tierra y si encuentras arenilla en la calzada avanza sin hacer movimientos bruscos. Y por supuesto bajo ningún concepto tomes la moto borracho. A la moto siempre mil ojos.

4. DESPEÑANDOTE EN UN TEMPLO. Si has subido al Wat Arun de Bangkok sabes exactamente a lo que me refiero. Los accesos a algunos santuarios son a veces arriesgados. Extrema la precaución si se da el caso, sube y baja muy despacio y agarrado a las sujeciones si las hay. Con suerte no acabarás rodando escaleras abajo.

5. POR SOBREDOSIS: Mucha gente va a Tailandia en busca de nuevas experiencias, osease, a tirarse el fiestón padre y ponerse hasta arriba. Aunque el consumo de drogas en este país está muy penado, es fácil conseguirlas. Cocaína, marihuana, LSD, etc. Junta eso con el contenido alcohólico de unos cuantos buckets y tendrás un cóctel explosivo entre manos. Si te quieres drogar hazlo en tu país, si algo malo pasa tu familia y amigos podrán ayudarte. Drogarte en un país que desconoces, especialmente si lo haces por primera vez y por tanto no tienes ni idea de cómo puede reaccionar tu organismo, es una lotería que te puede costar muy cara. No serías el primero en morir aquí de sobredosis, de hecho engordarías una lista bastante larga ya.

6. ATROPELLADO POR UN TUK TUK. Digo tuk tuk pero podría decir taxi, moto o lo que sea. En lugares con mucho tráfico procura hacer uso de los pasos de cebra, de los subterráneos o de los cruces sobre la calzada. Si es imposible accede a uno haz como un thai, lánzate a la carretera y sigue un ritmo constante para que te esquiven los vehículos. Si, esto es un poco temerario (aunque funciona bastante bien). Para garantizar tu integridad física mejor esperas en el paso de cebra, el riesgo de muerte por atropello será menor.

7. POR CÓLICO DE PICANTE. Te gusta el picante, ¿verdad? Ya, ya lo sé. Pero mejor que no llegues el primer día y pongas tu plato de chili hasta arriba. En Tailandia un nivel 1 de picante corresponde mínimo a un nivel 3 o 4 español. Si un tailandés dice pica un poco significa que pica muchoEmpieza pidiendo platos que no sean picantes como pad thai o coconut soup, prueba y aliña. Por mucho que pidas ‘curry no picante’ y te digan yes, yes te lo van a sacar picante porque es curry y es así. Ten cuidado no vayas a acabar con el estómago quemado el primer día.

8. DEVORADO POR UN TIGRE. ¡Cómo te vas a perder el santuario ese donde te puedes hacer una foto rechula con un tigre como si fuera un gatito! Pues ya te lo estás perdiendo. Primero porque el tigre puede comerte (de hecho debería, es un depredador). Segundo porque si un tigre no quiere comerte es que algo malo le han hecho, cuanto menos sospechoso. Sitios en los que maltratan y/o esclavizan a los animales no gracias. No vayas.

9. DE UNA INSOLACIÓN O CÁNCER DE PIEL. No puedes volver a la oficina sin estar moreno, sobre todo sin estar más moreno que tu compañero de trabajo. Por eso en cuanto sale el sol entras en modo lagartija, sin echarte protección ni nada. Error. Aquí el sol casca que no veas, si no te pones cremita vas a acabar más rojo que el cangrejo de La Sirenita. Lo mismo si te expones muchas horas, además de rojo como un tomae la jaqueca que vas a tener va a ser digna de Resacón en las Vegas, si es que no te da una insolación. Crema factor 30 mínimo, horas contadas de exposición y mucho agua para no deshidratarte. Una insolación no es nada divertida, te lo aseguro. Tampoco el cáncer de piel que a la larga te puede salir si no tomas precauciones. La piel no olvida, no lo olvides tú.

10. DE RABIA. Ese perrito tan majo, ese gatito tan lindo y ese mono tan gracioso son portadores de la rabia en potencia. Los animalitos no tocar, mejor verlos de lejos, cuanto más lejos mejor. Un mordisco y estás fastidiado, sumamente fastidiado. Tendrás que salir corriendo a un hospital de verdad a que te pongan cinco inyecciones mínimo.

NOTA: Evidentemente esto es una dramatización. El objetivo de este artículo no es meterte miedo en el cuerpo ni quitarte las ganas de visitar Tailandia u otros países, sino recordarte que por mucho que estés de vacaciones no puedes ir por ahí como un loco. Ten siempre presente que aunque te sientas el rey o la reina del mundo sigues siendo una persona de carne y hueso, tan mortal y vulnerable como las demás. En ruta pásalo genial y haz muchas locuras, pero siempre con cabeza.

*  *   *   *   *   *  *

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

5 comentarios en “10 formas de morir en Tailandia (y cómo evitarlas)

  1. Qué agorero este post! La verdad es que sé a qué te refieres, nosotros nos caímos de la moto el año pasado en Tailandia, subiendo al Doi Suthep, y nos dijeron que moría mucha gente en moto subiendo esa carretera! Ai, madre! Menos mal que no fue nada….

    1. Me parecía interesante hacer una pequeña llamada de atención sobre estas cosas, con toda la humildad del mundo por supuesto. En estos casi tres meses en Tailandia me ha sorprendido mucho la poca cabeza de algunos. En fin, cada uno sabrá.

      Os mando un abrazo grande desde Koh Phangan, espero que llegue bien hasta España (¿verdad?). Gracias por tu comentario Itziar, me ha hecho mucha ilusión 😉

  2. Ai… que nosotros nos caímos de la moto subiendo al Doi Suthep. No estábamos borrachos pero sí haciendo el tonto. Después nos contaron que mucha gente se accidentaba en esa carretera y que muchos morían. Vaya susto! Lo peor fue volver a los 10 días a España cuando nuestro viaje era de un mes… Meh!

Responder a Cristina E. Lozano Cancelar respuesta