Budismo en Tailandia, guía definitiva

El budismo como religión puede resultar pintoresco, atractivo y bastante desconcertante. En Tailandia, esta receta espiritual se aliña con infinidad de ídolos, supersticiones y flores. En el país de las sonrisas, apodado también tierra de los hábitos amarillos (land of yellow robes, en referencia a las vestiduras de los monjes), el 94 por ciento de la población es budista, para más seña budista theravada. Qué significa budismo theravada, sus principales fundamentos y algunos actos derivados de su aplicación (prácticas en los templos, liberación de animales, ofrendas a los monjes, etc.) es lo que intenta responderse en un lenguaje inteligible a continuación.

Detalle templo Bangkok. Bangkok (Tailandia)

BUDA. Un buda es por definición una “persona que ha alcanzado la sabiduría en el conocimiento perfecto” (RAE), aunque el término Buda se utiliza casi siempre como nombre propio para designar a Sidarta Gautama, el príncipe indio que dio origen a la religión como tal (¡ojo que hay más budas!). Se trata de un maestro sabio hasta el extremo, pero no de un dios con atributos de divinidad al estilo de otras religiones. Lo correcto es presentar respetos a Buda, no adorarle ni rezarle (aunque muchos budistas adoren y recen a Buda como si fuera un Jesús o un Mahoma).

La próxima vez que entres a un templo fíjate bien y verás cómo los fieles se postran ante las estatuas y hacen tres reverencias (se arrodillan descalzos -nunca los dedos de sus pies pueden señalar a Buda, ¡eso es de malísima educación!-, se tocan la cabeza con las manos y luego las juntan en el pecho y se inclinan o, si prefieren, ponen las manos en el suelo y se inclinan aún más). La primera reverencia es para mostrar respeto a Buda como maestro, la segunda para mostrar respeto a su dhamma  (doctrina), la tercera para mostrar respeto a la shanga (monjes). En teoría, en el budismo nadie idolatra a nadie. En teoría. Buda, el dhamma y la shanga son considerados las Tres Joyas (The Triple Gem). Las ofrendas a Buda se justifican en señal de respeto al maestro, y en apoyo a la shanga que guarda y enseña su dhamma.

Buda negro del Wat Pho, Bangkok (Tailandia)

SHANGA. La shanga es el nombre que recibe la comunidad de monjes budistas en su totalidad, algo así como el clero budista. En el caso de Tailandia, la shanga está integrada solamente por hombres, aunque algunas mujeres se han propuesto revocar esta situación. El sangharaja es el líder de todos los monjes (algo así como su Papa), y lo eligen el rey y el ejecutivo nacional de entre los miembros más mayores de la shanga. El sangharaja preside el Mahathera Samagama, un consejo formado por entre cuatro y ocho monjes que gobierna la shanga entera en colaboración con el Departamento de Asuntos Religiosos de Tailandia.

A nivel local, cada WAT o monasterio cuenta con un abad cuya congregación se compone de BHIKKHUS (monjes) y SAMANERAS (novicios). Todos visten hábitos entre amarillos y naranjas. Los requisitos, deberes, derechos y circunstancias de bhikkus, BHIKKHUNIS (monjas) y MAE JIS (una suerte de seglares-religiosas que visten de blanco y cumplen ciertos votos para hacer méritos) mercen capítulo aparte.

DHAMMA. El dhamma es la doctrina o enseñanza de Buda. En esencia muy concentrada, el dhamma enseña qué es la dukkha y cómo librarse de ella (se explica a continuación con más detalle). El dhamma se construye sobre CUATRO NOBLES VERDADES (dukkha, samudaya, nirhoda y magga) que concluyen que toda existencia es sufrimiento y que uno puede dejar de sufrir si erradica el deseo que causa ese sufrimiento. Uno llega al NIRVANA (algo así como el cielo de los budistas, aunque no exactamente pues en el budismo no existe el concepto de resurrección entendido como en el cristianismo) tras alcanzar la ILUMINACIÓN, y para alcanzar la iluminación hay que seguir un CAMINO DE OCHO PASOS.

Detalle bhikkhuni en el templo de Dhammananda en Nakhom Pahtom

Este camino de ocho pasos está basado en la meditación, el estudio, practicar el desapego y mantener una moral correcta (nada de matar o destruir la vida, por pequeña que sea; nada de levantar falso testimonio; nada de coger algo que no es de uno; nada de tener relaciones sexuales extramatrimoniales; y nada de perder la conciencia, por ejemplo, emborrachándose). Estos CINCO PRECEPTOS (no matar, no mentir, no robar, no tener sexo ilícito, y no peder la conciencia) son las normas básicas y comunes a cualquier budista (los monjes tienen bastantes más preceptos que el común de los mortales).

DUKKHA. El concepto dukkha es central en el budismo como religión pues, su fin último, es liberar al individuo que lo practica de su dukkha. Generalmente, dukkha se traduce como ‘sufrimiento’, pero la dukkha es una idea más amplia, no equivale a lo que entendemos los hispanohablantes por sufrimiento. Es un concepto mucho más complejo.

Detalle wat de Chiang Saen

Gerald Roscoe lo ilustra con ejemplos: “Nacer es dukkha, una experiencia traumática. Enfermar es dukkha, con su dolor, su fiebre, su incomodidad, su angustia. Envejecer es dukkha, la disminución de la fuerza de los órganos vitales, el tener que depender de otros. Morir es dukkha, igual que lo es el miedo a la muerte. Tener que hacer algo que uno no desea es dukkha. Ser separado de algo que uno quiere o de la gente que uno ama es dukkha. No tener lo que uno quiere es dukkha. La unión de los cinco khandas es dukkha. La idea de un ‘yo’, un ‘alma’ quizá inmortal es dukkha”. Como ves, dukkha es muchas cosas, no solo el mal sonante sufrimiento.

KHANDHAS. Los khandas, skandhas (en sánscrito) o cinco agregados son los ingredientes que componen todo ser vivo. En el budismo, una persona no es una dualidad cuerpo y alma, sino un ser hecho de cinco elementos que van cambiando, que no son estables en el tiempo. Estos elementos son rupa (cuerpo), vedana (sentimientos y sensaciones), sañña (percepción sensorial y memoria), sankhara (reacciones a los estímulos percibidos), y vinññana (conciencia). Su definición entre paréntesis es una aproximación, todos son conceptos complejos, difíciles de encerrar en un puñado de letras.

Ofrenda de flores. Bangkok (Tailandia)

Para mi, uno de los conceptos más interesantes del budismo es el de anatta o ‘no yo’, una idea que defiende que no existe un ‘yo’, una ‘esencia de yo’, que no tengo un ‘alma’ (según el modelo cristiano de alma que luego va al cielo si me porto bien) puesto que los elementos que me conforman son cambiantes. “El budismo no enseña a pensar ‘me duele’ sino ‘hay dolor’, ‘estoy enfadado’ sino ‘hay enfado’, ‘soy feliz’ sino ‘hay felicidad’. Ley de la impermanencia: lo que llega se irá”, se señala en The Triple Gem: An Introduction to Thervada Buddhism.

KARMA. Hablar de karma es hablar de voluntad, de teoría causa – efecto. Para un budista, toda acción en esta o en sus vidas pasadas tiene consecuencias. Si haces el bien, te pasarán cosas buenas; si haces el mal, te pasarán maldades. Recordemos, de lo que se trata aquí es de terminar con el dichoso dukkha inherente al vivir, alcanzar la iluminación y poder salir del círculo de rencarnaciones (samsara) al que está avocado todo ser vivo hasta que llegue al Nirvana (si es que llega alguna vez). Uno puede reencarnarse prácticamente infinitas veces y, lo afortunado que sea al nacer, se considera indicativo de lo bien que lo hizo en anteriores vidas (por esta regla de tres, un rey y una reina fueron buenísimos en sus vidas anteriores).

Ofrendas en un templo budista de Bangkok (Tailandia)

Para ganar ‘puntos de karma’ y tener cada vez mejor reencarnación, incluso llegar a librarse de reencarnarse, uno tiene que hacer méritos. Aquí es donde empieza lo bueno. Uno hace méritos si da ofrendas a los templos y la shanga, tanto en metálico como en especia. Por eso verás tantos paquetitos en celofán color hábito con cosas útiles para los monjes (un hábito, jabón, comida, etc.), para que los compres y hagas méritos; y por eso la gente se levanta a primera hora del día para dar de comer a los monjes que hacen su ronda de almas. No te pienses que se les dan las sobras de la cena. No, no. Se madruga, se compra todo fresco, y practicamete se le cocina su plato favorito al monje de turno que, si eres mujer, ni siquiera puedes probar para ver si está bien de sal.

También se hacen méritos curando o liberando animales en cautividad (aunque por lo visto estos hayan sido secuestrados como intuyo que lo fueron estas tortugas y peces de Bangkok); yendo al templo a poner flores, incienso y velas; o pegando papelitos de pan de oro a las estatuas para restaurarlas. Da mucho prestigio a la familia y muchos ‘punto de karma’ de golpe, meterse monje aunque solo sea un par de meses (en Tailandia está contemplado que uno hombre pueda pedir entre dos y tres meses de ‘excedencia’ en su trabajo para ser monje, depende de la empresa, y generalmente entre junio y septiembre coincidiendo con la época de lluvias).

Detalle bhikkhuni en el templo de Dhammananda en Nakhom Pahtom

Como en teoría el budismo theravada no admite mujeres monjas, los hijos pueden pasar ‘puntos de karma’ a sus madres si se hacen monjes. Por lo visto, los ‘puntos de karma’ dirección ‘hijo – madre’ fluyen mejor si la madre está viva en el momento en que su hijo se hace monje (aunque sea cosa temporal). Tanto el mundo de los méritos como el de los monjes y monjas es algo complejo y apasionante, ese será el próximo capítulo de la Guía rápida para entender el budismo de Tailandia.

(*) NOTA PARA EL QUE QUIERA SABER MÁS Y MEJOR: Si vas a visitar Tailandia y te interesa entender su religión en condiciones, te sugiero leer los libros  The Triple Gem: An Introduction to Thervada Buddhism de Gerald Roscoe, y The Brightened Mind, de Bhikku Sumano, en ese orden. Si quieres más bibliografía pincha aquí (próximamente). 

*   *   *   *   *   *   *

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

Vuelos baratos a Bangkok (Tailandia)

18 comentarios en “Budismo en Tailandia, guía definitiva

  1. Pingback: Compañeros de ruta: Recordando los últimos viajes del 2014 – Diariodelviajero Rss | Ofertas de Vuelos, Hotel y Viajes
  2. Me ha encantado el post. Viajé a Tailandia por primera vez hace 3 años y quedé fascinada sobretodo por ese aura místico producido por la religión.

    Gracias por explicar lo que es el budismo theravada de una manera clara y sencilla.

  3. Hola Cristina! Soy Dani (Keral) y has sido una de “esas cosas” que uno se pone a hacer cuando debería estar haciendo otras frente al teclado (y que tienen que ser hechas al final a las tantas de la noche ;)). Genial lo que he estado leyendo pero me he quedado un buen rato al llegar a este post. Planeo un gran viaje de.. bueno, varios meses, por Asia y Oceanía y el contacto con las religiones y la cultura que tienen en su órbita es uno de los motivos principales para ir a esa zona.
    Vamos, en bandeja de plata me lo has puesto!

    1. Hola Dani, me alegro mucho de haberte animado a viajar, aunque sea un poquito. La verdad es que a mi todo el tema del budismo me pareció muy interesante, intenté aprender todo lo que pude pero en tres meses tampoco me dio tanto tiempo… Si tú vas para más seguro que te enteras mejor que yo. Ya me contarás 😉 Abrazo y buena suerte

  4. Cristina, muchas gracias por este artículo. Es muy interesante y aclara muchas cosas.
    Me explico. Pasamos bastante tiempo en India, en particular en Ladakh que es mayormente buddista. La verdad que me sorprendió mucho enterarme de que tanto en Ladakh como en Tailandia se practica Theravada. Desafortunadamente soy bastante ignorante y hasta llegar a Ladakh tenía muy poca idea de las tres ramas de buddismo. Gracias por aclarar muchas cosas, sobre toda ahora que dentro de nada vamos a Tailandia. Un saludo!

    1. Me alegra muchísimo que os haya serviço el artículo Kasia y Vitor. No es fácil esto del budismo, y seguro que a mi me faltan muchas cosas por descubrir, pero bueno, poquito a poco. Un saludo, gracias por leerme y buen viaje a Tailandia.

  5. Hola me encantó tu post!!!! Muy interesante y simple, te felicito! Podrías recomendarme algún libro de tAilandia y el budismo en español?? Mil gracias

  6. Excelente!! Me encantó! Viajo en un par de meses al sudeste asiático y quiero llegar con una idea del hinduismo, islam y budismo. Que mejor forma de arrancar qie con este post tan claro!!!! Si tenés algo para recomendarme de las otras religiones bienvenido!!! Muchas gracias por tu post es de gran ayuda!!

    1. ¡Hola Vero! Me alegro mucho de que te haya servido el post. Tengo ganas de escribir unos sobre hinduísimo, pero me parece una religión tan complicada que creo que necesito un par de meses en India para empezar a entenderla un poco. No sé muy bien qué recomendarte. Así a bote pronto se me ocurre decirte que eches un ojo en el blog de Carmen. Carmen ha viajado y vivido mucho tiempo en India, quizá ella explique algo ahí. Su blog es este: http://trajinandoporelmundo.com ¡Suerte!

  7. Me sirvio mucho tu post sobre el Budismo Theravada, y la informacion sobre el curso de meditacion en el Wat Umong. Mañana voy para alli! Muchas gracias y exitos!

Deja un comentario