¿Te atreves a subir la Gran Muralla con ‘Una China en el Zapato’?

Cuatro jóvenes, 28 días, 6.900 kilómetros y 14 ciudades. Esta es la carta de presentación del equipo de Una china en el Zapato, un simpático cuarteto mochilero compuesto por David Carro, Ester García, David Rodríguez y Ana Otero que un buen día decidió volar a China con ganas de descubrir los encantos de este país asiático y volver para enseñarlos.

“El video es la mejor manera de expresarnos. En él contamos lo que hemos hecho más anécdotas, porque eso es al final lo que queda de un viaje”, explicó David Carro en la National Geographic Store de Madrid durante la presentación de su proyecto, un ‘viaje en video’ del que ya han montado siete capítulos, todos ellos grabados con una Lumix Panasonic Full HD.

Su primera parada fue Pekín, una inmensa ciudad de la que les llamó la atención su gran variedad de habitantes y su tendencia a las celebraciones al aire libre. “Es increíble. Ves Pekín y ves como un pelín de toda China”, explicaron unos viajeros que evitaron hacer reservas desde España para no verse “encorsetados”.

“Nos gusta improvisar”, afirmó David Carro hablando por todos. “Si compras los billetes de tren una vez en el país te salen mucho más baratos. Y si los compras en España te pierdes hacer colas de horas y horas en las estaciones que es una experiencia que hay que vivir”, bromeó David Rodríguez.

Pero la mejor estación de su viaje fue Kaili, en la provincia de Guizhou, de donde recuerdan con especial cariño el tiempo compartido con una familia miao, una etnia minoritaria en el país. Sin embargo confiesan que no solo buscan lo recóndito en sus viajes. También les gusta disfrutar in situ de ‘grandes postales’ como la Gran Muralla, los Guerreros de Xiam o Sangay.

De las grandes postales, ¡Y de la comida! Y es que Ana y los ‘davides’ se atrevieron a probar algunas de las delicatessen ofertadas en el mercado de Donghuamen. Había serpientes, saltamontes, gusanos y demás. Pero “no todo son grillos”, rió David Carro. De hecho el equipo comió “nuddels casi todos los días a no más de un euro la caja”, señaló Ester. ¿Entre lo más caro de las cartas? La carne de perro, un plato que a ellos no les apeteció tomar.

Como en otros países exóticos tuvieron cuidado con agua, frutas y verduras, aunque eso no libro a David Rodríguez de algún que otro disgustillo estomacal. “Perdí 7 kilos”, asegura un aventurero para el que el verdadero ‘problema’ de la comida china es “el picante”. Así que ya sabéis, según ellos, si viajáis a China insistid en que no os echen picante en la merienda.

UN ADULTO QUE “SIGUE LLEVANDO PAÑALES”

Los cuatro mochileros han vuelto encantados de esta experiencia y coincidiendo en una cosa: “China se ha puesto a la altura de un adulto pero sigue llevando en pañales”. Eso si, poco problema tuvieron para moverse por allí comunicándose a golpe de inglés, símbolos y algunos dibujos en papel. Y es que no todo el mundo habla inglés en China, especialmente en los sitios ‘menos turísticos’.

Aseguran que en ningún momento de su aventura sintieron peligro. “Yo lo vi muy seguro”, comentó Ana. Eso si, se hartaron de hacerse fotos con los locales, sobre todo Esther, una joven alta, de piel clara y larga melena rubia, caracteres poco comunes allí.

¿Presupuesto total del viaje? Incluyendo los billetes de avión (unos 500 euros para viajar en verano comprando en enero) los mochileros gastaron alrededor de 1000 euros. En esto vuelven a coincidir: comer y dormir en China no sale caro.

Quienes se animaron a escuchar el lunes 10 de diciembre su charla en la National Geographic Store de Madrid pudieron preguntar cuanto quisieron y permitió el tiempo a estos cuatro jóvenes que se desvivieron por responder todas y cada una de las dudas de los asistentes.

El equipo se despidió presentando a sus ‘otros’ compañeros de viaje: el muñeco Stabri que se llevaron hasta China, y el traveller de Vero4travel, un firme candidato a convertirse en miembro estable de esta simpática tripulación. Para conocer más a fondo el proyecto de David, Esther, David y Ana no dejes de visitar su página web.

8 comentarios en “¿Te atreves a subir la Gran Muralla con ‘Una China en el Zapato’?

  1. Gran crónica me hubiese gustado asistir pero por motivos estudiantiles me era imposible :(. Si, yo creo que los travellers se convertirán en un viajero estable tanto para ellos como para el resto :).

    Por cierto muy apropiado lo de adulto con pañales :).

    Saludos
    Jesús Martínez
    Vero4travel

  2. Great post. I was checking constantly this blog and I am impressed! Extremely useful information specially the last part 🙂 I care for such info much. I was looking for this particular info for a long time. Thank you and best of luck.

Deja un comentario