Diez secretos de Bilbao

Porque Bilbao es mucho más que el brillante Museo Guggenheim y el adorado Athletic Club, aquí va una pequeña lista de secretos de la ciudad que quizá sepas o quizá no pero que, desde luego, son un buen punto de partida para empezar a mirar la capital de Bizkaia sin ojos de guiri.

1) Explora Bilbao, ¡en piragua! Una forma diferente, activa y saludable de descubrir la urbe. Desde 9 euros podrás subirte a un kayak individual (desde 15 a uno doble) y remar por el Nervión a la sombra de un montón de edificios emblemáticos. Bilbao Bentura (Plaza Patxi Aita, 7) ofrece tres itinerarios diferentes. Échales un ojo y quédate con el que más te guste.

2) El lado más dulce de Bilbao tiene nombre de mujer. No puedes marcharte de allí sin comerte una carolina, un pastelillo de merengue recubierto de chocolate y huevo batido (‘lo amarillo’) que deja muy buen sabor de boca. A la venta en pastelerías y panaderías (muchas veces desde un euro, ¡que no te timen!).

3) Bilbao tiene el mejor alcalde del mundo. No lo digo yo, lo dice la Fundación City Mayors. Para muchos el médico Iñaki Azkuna (PNV), al frente de la ciudad desde junio de 1999, encarna las virtudes de todo buen bilbaíno: “es elegante, galante y voceras”.

4) Desde el Puente de la Salve (en pleno centro de la ciudad) podrás disfrutar de una de las mejores vistas de la ría y sus riveras. Súbelo gratis en ascensor o por las escaleras para contempla a un lado el Guggenheim, la Torre Iberdrola y la Universidad de Deusto; al otro el Puente Calatrava, las Torres Isozaki y la arboleda que termina en los bellos jardines del Arenal, entre otras cosas. Dos bellas panorámicas sin necesidad de encaramarte a monte alguno.

5) ¿Imaginas bañarte en el tercer piso de un centro cultural? Ahora puedes. La Alhóndiga de Bilbao (Plaza Arriquibar) dispone de una piscina suspendida para disfrute de sus nadadores y envidia del personal que observa sus movimientos desde la planta baja. Por 6,65 euros cualquiera puede darse un baño.

6) El afamado Simón Bolivar, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco para más seña, fue una vez vecino de esta noble villa. En el número 1 de la calle Banco España, en el corazón del Casco Viejo, encontrarás la entrada de la que una vez fue la casa de este ilustre miembro de los Bolibarjauregui y fundador de la Gran Colombia.

7) En Bilbao los pintxos (tapas) se pagan pero, si sabes dónde pedirlos, no resultan caros en exceso. La calle Santa María (Casco Viejo) es buena zona para empezar y, si eres usuario de Foursquare, te hacen descuento: enseñando tu primer check in en el bar Irrintzi vino y pintxo te costarán sólo dos euros. Para que no digan que las nuevas tecnologías no sirven para nada.

8) El filósofo y escritor español Miguel de Unamuno era de Bilbao. Un busto de este destacado miembro de la Generación del 98, autor de libros como San Miguel Bueno Mártir y Niebla, preside una plaza que lleva su nombre. Pero ¡ojo! Esta escultura no es la original puesto que unos vándalos la tiraron a la ría tras un mitin político en el 99. El bronce auténtico fue rescatado del agua en enero de 2000 y cuelga ahora de la pared del despacho del alcalde.

9) Los domingos hay mercado en la Plaza Nueva (Casco Viejo). Antigüedades, libros y demás historias podrás encontrar bajo las arcadas de este ágora. Cosas curiosas y baratijas de todo tipo que harán las delicias del curioso, quien con suerte podrá encontrar algo que le guste por un puñado de euros mientras escucha de fondo los cánticos de los txikiteros.

10) Dormir en Bilbao no cuesta un ojo de la cara. Si te hospedas en el mítico Hotel Calton de la Plaza de Moyúa quizá sí pero si eres amigo de los hostels no. Podrás hacerte con una cama en uno de los albergues de la ciudad por menos de 20 euros. Echa un ojo, escoge el que más te guste, ¡y a vivir!

4 comentarios en “Diez secretos de Bilbao

  1. Ciertamente Bilbao tiene mucho más rincones y secretos que ofrecer más allá de los tópicos de las guías. Eso sí, como Azkuna se entere de que le has llamado «voceras» te va a dar unas cuantas collejas con la ‘makila’ de mando;)

Deja un comentario