Que el fin del mundo me pille en Noruega

Lo he vuelto a hacer. Esta vez ha sido más rápido y relativamente menos meditado que la anterior.  Lo había pensado este invierno, mandé un currículum. Lo hice por el dinero, por la experiencia, por la libertad. Porque vivir una temporada en un país es para mi la única manera de poder contarlo con propiedad. Porque un amigo me habló maravillas de aquellos lares. Porque, ¿por qué no? Pero juro que a la vuelta de Invernalia no esperaba ni de lejos recibir una llamada. La llamada.

Me voy a Noruega

Una llamada te puede cambiar la vida en un instante. Una llamada con una oferta. Una llamada con una propuesta. Una llamada para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas. Perdón, eso último no es mío, es del Señor de los Anillos. El caso, que a esa llamada mi respuesta fue , y tan pronto colgué el teléfono me vi comprando un vuelo sin vuelta. Próximo destino: Bergenpuerta de los fiordos noruegos.

Así, de la escritora de que el fin del mundo me pille en Tailandia llega ahora que el fin del mundo me pille en Noruega, y nada me parece más apropiado que publicarlo de resaca electoral. Ante la que nos está cayendo no sé cuál es tu plan, pero el mío es marcharme a trabajar a Voss, capital de los deportes de aventura. ¿No la conocías? Yo tampoco. La descubrí hace ahora tres semanas cuando llegué casi por casualidad a bordo de una furgoneta que resultó altamente motivadora.

Poco más puedo decir. De aquí a próximo aviso estaré otra vez buscando el norte. Iré tan lejos como me lleven mis pasos o las ruedas de una bici que aún no me he agenciado. Escribiré, haré fotos, escalaré quizá. Y estaré disponible para cualquier encargo periodístico que tenga a bien hacerme un medio profesional. Si la ocasión se presenta, seré una gran corresponsal.

No quiero poner punto final a estas líneas sin dar las gracias a R por meterme en toda esta locura (la de la furgo y la de Noruega) y, muy especialmente, por ayudarme a gestionar la segunda después. También a E que será compañero de piso de Lennon hasta mi vuelta. Os debo una amigos, espero podérosla devolver.

Sin más dilación me dispongo a cerrar la mochila, el miércoles 3 de junio me voy. No diré hasta luego, ni hasta pronto, ni hasta más ver. Espero que sigas viajando en mi mochila vía Facebook, Twitter e Instagram o, si prefieres, en la radio cada viernes. A los más allegados tampoco diré adiós. Lo único que puedo deciros es que os espero con los brazos abiertos en Voss 😉

Vuelos baratos a todos sitios

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

Vuelos baratos a Bangkok (Tailandia)

CÓMO ENCONTRAR SEGUROS DE VIAJE BARATOS (por si vosotros también os vais a trabajar a Noruega y os va mal, ¡que espero que no!)

15 comentarios en “Que el fin del mundo me pille en Noruega

Deja un comentario