¿Qué se siente al saltar al vacío desde el Puente Colgante de Portugalete?

Pablo Mendiondo Pereda puede presumir de haber sido la primera persona en saltar al vacío desde el Puente Colgante de Portugalete. Y no sólo una, sino hasta tres veces y de espaldas se ha tirado este laredano de la que, para muchos vascos, es la octava maravilla del mundo. Tres saltos históricos para un paso emblemático que desde el 13 de julio de 2006 es Patrimonio de la Humanidad.

“En el primer salto he pensado en la película de Crank porque el protagonista también salta de espaldas; en el segundo en gritar ‘Hilary Banks, ¿quieres casarte conmigo?’ –como hiciera en su día un actor de El Príncipe de Bel Air–. Pero la verdad es que sobre todo piensas si todas las cuerdas están bien amarradas”, explica el joven cántabro que, a eso de las diez y media de la mañana, ha hecho historia con su goming –variedad de puenting en la que uno se lanza al vacío sujeto por gomas elásticas atadas a los tobillos–.

Confiesa que apenas estaba nervioso y que lo más duro ha sido soportar el frío y la lluvia que lo han querido acompañar en su primer lanzamiento. “Notas el primer tirón, luego no te das cuenta ni de que estás rebotando”, asegura este valiente que no sólo ha saltado del Puente Bizkaia sino que además, para rizar el rizo, lo ha hecho con aletas, gafas y tubo de bucear.

Pero, ¿qué siente uno exactamente al tirarse sobre la ría más famosa de Bizkaia desde unos 45 metros de altura? De momento Pablo es el único que puede saberlo: “Un poco de incertidumbre de ver cuándo va a ser el tirón. Y luego –una vez colgado en el aire– libertad. Estar ahí colgado en mitad de Bilbao… Y darte cuenta de que eso no lo ha hecho nadie”.

Dice que la primera vez le ha dado “un poco de respeto” pero que poco más, que él «sólo tenía que saltar». De hecho, tras su tercer salto al vacío –a primera hora de la mañana se pensaba que podría saltar entre 6 y 10 veces, él no sabía que ese era el último– se le veía completamente confiado. “Bueno, ¿qué? Ahora vamos a otro más alto, ¿no?”, ha bromeando con los integrantes del equipo de rodaje que le descendían.

Aparentemente, este modesto joven de 29 años estaba bastante más tranquilo que cualquiera de los que estábamos allí contemplando su hazaña. ¿La más nerviosa? Su madre, a quien ha llamado en cuanto ha terminado la acción: “Mamá, que estoy vivo. Todo bien, todo bien mater. Tu hijo es un valiente”.

PRÓXIMAMENTE EN TELEVISIÓN

Se espera que en unas tres semanas el salto de Pablo, un enfermero que actualmente busca trabajo, se emita en todas las televisiones europeas. Sus escenas formarán parte de un anuncio de una conocida firma automovilística italiana que protagoniza el actor Daniel Rovaler. Asimismo pronto se hará público el video grabado por la cámara Gopro colocada en su cabeza durante sus dos primeros brincos.

¿A ti también te gustaría saltar desde el Puente Colgante? Pues cruza los dedos. La empresa Ojo Guareña Aventura, encargada de gestionar y supervisar esta experiencia, está negociando la posibilidad de generalizar la actividad en la medida de lo posible. Si todo sale bien tú podrías ser el próximo en lanzarse del puente que, desde 1893, conecta la margen izquierda con la derecha del Nervión.

3 comentarios en “¿Qué se siente al saltar al vacío desde el Puente Colgante de Portugalete?