Por qué toda mujer debería viajar sola (al menos una vez en la vida)

Si piensas que lo que sigue no es verdad, es que aún no has viajado sola. Y si nunca has viajado sola, no sabes lo que te pierdes. Hazlo. Hazlo ya. Porque si viajas sola…

Viajando sola por Koh Tao (Tailandia)

Serás libre. Una mujer nunca es más libre que cuando viaja sola. Al alejarse de las personas que pueblan su rutina, una se aleja también de sus expectativas y de la presión social que continuamente le acota el camino, esa que le dice que por su bien ha de ser una persona de provecho. La distancia que implica un viaje nos ayuda a liberarnos de juicios de terceros, a mirarnos a nosotras mismas, y a pensar cómo queremos ser. Un viaje en solitario te hace cuestionar muchas cosas y valorar otras tantas, pero sobre todo te hace dueña de ti misma.

Quitarás muchos miedos. Las mujeres nos pasamos la vida escuchando no hagas esto, no hagas lo otro, no vayas aquí, no viajes allá y, casi siempre, la razón de estas advertencias es “porque es peligroso”. En un intento por protegernos, muchas personas nos previenen de ir a lugares que ellos piensan “peligrosos” pero que, en realidad, no saben si lo son porque nunca los visitaron. Si viajas sola casi seguro descubrirás que la mayoría de esas cosas peligrosas no lo son tanto, y vivirás experiencias que te alegrarás de no haberte perdido por temor. En los viajes se experimenta, se disfruta, se aprende. Se abre la mente. Siempre hay que tener respeto y sentido común, nunca miedo. El miedo solo cierra puertas y roba oportunidades.

Aprenderás a valerte por ti misma. Muchas mujeres piensan que hay cosas que no pueden hacer, bien porque no las han hecho nunca, bien porque no se atreven a hacerlas, bien porque les han dicho tantas veces que no pueden hacerlas que al final se lo han creído. Algunas son insignificantes y no tienen mayor importancia, pero otras pueden condicionar su vida. La realidad es que toda mujer puede hacer lo que haga falta. Durante un viaje en solitario tú serás la que tenga que matar las cucarachas, conseguir taxis seguros, y negociar lo que se tercie. Descubrirás que puedes con eso y con más, y la satisfacción de haberlo hecho por ti misma compensará con creces la incertidumbre inicial de no saber si podrías hacerlo.

Conducirás tu propia moto. Parece que hay una norma no escrita que dice que si un chico y una chica alquilan una moto la moto tiene que conducirla él. No menos veces en esta situación es la misma chica la que deja que el chico lleve la moto porque ella no sabe, no quiere o le da miedo (otra vez el dichoso miedo, stop miedo por favor). Si viajas sola y quieres ir en moto tendrás que alquilar tu propia moto y, ¡conducirla! Es una sensación genial. Aunque las motos te den pánico (como a mi al principio), busca un sitio apropiado y prueba un par de días (cinco minutos no vale). Es adictivo.

Podrás hacer lo que te de la santa gana. Si viajas sola tú decides a qué hora levantarte, qué ruta tomar, dónde vas a comer, cuánto te quieres gastar, qué partidos verás (¡o no!). No tienes que dar explicaciones a nadie, ni tener en cuenta los deseos de otras personas. Puedes hacer lo que te de la real gana sin necesidad de razón alguna. Puedes hacer lo que quieras cuando quieras solo porque sí. Si estás en Tailandia y te apetece subir a un barco e irte a China lo haces y punto. Cuando llames a tus amigos, a tu familia o a Rita La Cantaora para contárselo le hará tanta ilusión oír tu voz que no tendrán nada que objetar y, si osa hacerlo, dará exactamente igual pues tu decisión ya está ejecutada.

Conocerás un montón de gente. Cuando viajas con otras personas estás con ellas las 24 horas del día. Con ellas te mueves, con ellas duermes, con ellas comes, con ellas haces turismo, con ellas afrontas las situaciones que se os van cruzando en el camino. Eso es fantástico, pero cuando viajas sin nadie todas esas cosas las tienes que hacer tú sola y, precisamente por no ir acompañada, estás más abierta tanto a relacionarte con otros como con el entorno (lo que no quiere decir que tengas que relacionarte con otros ni con el entorno todo el rato -error que me parece comenten muchos viajeros que viajan ‘en solitario’-, pasar de todos y de todo también puede ser fantástico). Igualmente, los otros y el entorno suelen mostrarse más interesados en ti. Así es como acabas conociendo un montón de gente con historias curiosas, diferentes, interesantes… Y a un buen elenco de colgaos. Ojo con los colgaos, pueden ser muy tóxicos como les des bola.

Tendrás tiempo para mimarte. A las mujeres nos educan para gustar y cuidar. Nos pasamos la vida preocupadas por estar guapas, por ser dulces, por agradar a los demás. Nos pasamos la vida cuidando de hijos, parejas, amigos y demás. Nos pasamos la vida intentando que nos quieran. Todo eso es muy bonito, pero con frecuencia requiere tanto esfuerzo que no nos deja tiempo para gustarnos, cuidarnos y querernos a nosotras mismas. Si viajas sola podrás tener tiempo para ti. Tiempo para para parar, para leer, para pensar. Para pintarte o para no hacerlo. Para darte un baño, para tumbarte al sol, para dejarte masajear, o dar clases de boxeo. O de baile. O de yoga. O de lo que te de la gana. Con viaje o sin él, deja de querer tanto a los demás y comienza a quererte un poquito a ti misma, porque si tú no eres feliz jamás podrás hacer felices a esos demás que tanto quieres.

Viajando en moto sola por Koh Phangan

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

IATI Seguros con descuento

SI ESTO TE HA GUSTADO TE GUSTARÁ..

Mi última postal de Tailandia

Sal con la chica que viaja, si te atreves

Que el fin del mundo me pille en Tailandia

58 comentarios en “Por qué toda mujer debería viajar sola (al menos una vez en la vida)

  1. Estupendísimo artículo que suscribo punto por punto. Viajar sola es una experiencia liberadora y muy gratificante… Recuerdo mi aventura en transporte público por Estados Unidos, marcando mi propio ritmo, decidiendo lo que quería hacer cada día, disfrutando del tiempo a mi manera, sin tener que contentar a nadie… Y sí, haciendo también alguna locura. En ese viaje conocí a gente maravillosa que todavía forman parte de mi vida… Suscribo lo del cuidado con los colgaos, pero a mi se me da muy bien pasar de ellos en cuanto activo el “modo borde” 😛

    1. Ya Patricia, pero a veces los colgaos parecen majos y tú, si estás en modo ‘oh, qué maravillosa estar sola por el mundo, qué bien me apaño, qué tipo tengo’ puedes despistarte y no identificarlos como colagos. Y ahí viene el lío. Pero bueno, de eso también se aprende xD

    1. No lo sé. Si tú consideras que tu emigración es un viaje también cuenta. De hecho, seguro que si emigras sola aprendes muchas más cosas, y quitas muchos más miedos. Te tienes que volver casi indestructible, ¿me equivoco María? 😉

  2. Buena reflexión Cristina! Yo le diría a María que cuenta lo de emigrar sola y mucho. Es una gran satisfacción y un subidón de autoestima el moverte sola por tus propios medios en general. Gran aprendizaje que debería ser obligatorio en todas las escuelas.
    saludos!

  3. Buen artículo 🙂

    Yo también soy muy defensora de viajar solo al menos una vez en la vida, pues como bien dices descubres todas esas cosas a las que tienes miedo, que no quieres ver o que simplemente están ahí escondidas. Yo cada vez lo hago menos, pues ahora tengo pareja, pero en caso de que él no quiera, siempre acabo por hacer el viaje, sola o no.

    Lo único que veo diferente es que seas chica o no, creo que debes probarlo. A menudo tendemos a hacer muchas diferencias (que evidentemente las hay), pero al final, creo, son muchas más las similitudes. Todos aprendemos viajando 🙂

    Enhorabuena por explicarlo tan bien.

    Un saludo,
    Irene

    1. ¡Claro Irene! Tanto chicos como chicas deberían probar viajar solos. Escribí el artículo en clave de chica porque yo lo soy, y porque además me apetecía animar especialmente a las chicas a viajar solas porque a veces me parece que nos meten mucho miedo en el cuerpo. Hombre o mujer, ¡a viajar se ha dicho!

  4. MI primer viaje en solitario lo hice este pasado mes de Enero,mi aventura fué por Cuba,recorrí parte de la isla…experiencia inolvidable,muy recomendable,extremadamente gratificante…corroboro todo lo dicho en el artículo,sin presiones,sin horarios…yo,con mi,y conmigo…Feliz! Repetiré,sin duda.

    1. ¡Si! Yo la primera vez que conduje una moto fue en Chiang Saen (la segunda foto es de mi primer viaje en moto). Casi muero ocho veces. Pero la primera vez que disfruté de montar en moto fue en Koh Phangan, mi isla favorita de Tailandia 🙂

  5. jeje me he sentido como si me estuvieses diciendo a mí lo de la moto. Llevo todos mis años viajeros haciendo de paquete en la moto y me sigue dando miedo llevarla a mí… ¡Tengo que aprender ya! No es ninguna tontería, pues llevo un tiempo dando vueltas al tema de hacer un viaje sola y siempre termino pensando, “tendrás que conducir tú”. ¡Esta tarde cojo la moto! jaajjaja Un abrazo

    1. Ja, ja, ja. Me ha encantado tu comentario Carme. Para mi la moto era un tabú muy grande. De hecho, me pasé dos meses en Tailandia evitando la moto a toda costa. Me decidí al tercero en Koh Phangan (un sitio ideal para ir en moto) y me enganchó. Me alquilé una más de 20 días. Iba, venía… Mi casco, yo, la brisa de la isla… Ahora, no me atreví a llevar a nadie. Eso es de pros, yo aún soy muy pequeña. Espero ver pronto un video en el que tu conduzcas la moto. Estaré atenta 😉 Un abrazo grande viajera y viajero.

  6. Me parece un artículo tremendamente machista. Vamos chicas, no necesitan viajar solas para hacer nada de lo que dice esto, estamos en el 2015 este artículo parece escrito por mi abuela!

    1. Julia, como chico que soy, creo que te equivocas… ¿En qué lo ves machista?, ¿A que una mujer decida viajar sola y quiera contar lo maravilloso que es?.

      En ningún momento creo haber leído que viajar sola sea “viajar sin un hombre a tu lado”.. viajar sola es eso… viajar sin nadie, sea chico/a, amigos/as,….

      Por cierto Cristina, excelente artículo como es habitual.

  7. Una mujer nunca es más libre que cuando viaja sola? Aprenderás a valerte por ti misma? A mimarte? Cuando una esta de viaje (sola o acompañada) esta de viaje y nada tiene que ver con la realidad. Para saber lo que es crecer y madurar como persona, es el día día, (ejemplo de la chica que emigró sola y luchó por conseguir un trabajo, una vivienda, en fin, una vida…eso sí que es admirable)
    No quiero decir que no sea enriquecedor viajar sola, una experiencia como cualquier otra, pero ni, desde mi humilde opinión, te hace madurar ni afrontar las cosas. Eso se hace con el día a día. Sabiendo sacar tiempo para ti, para el trabajo, para los niños, para la casa, y hacer malabarismo. ESO te hace crecer como persona, no irte sola a Tailandia.
    Y no hace falta irse tan lejos para coger una moto y sentir la adrenalina, ni hace falta irte a la otra punta del miedo para quitarte los miedos pq probablemente cuando vuelvas, te los lleves contigo.
    Saludos 😉

    1. Hay muchas formas de ser libre Una Lectora, de aprender a valerse por una misma y de mimarse. Viajar sola es una de ellas, lo que no quita que en el día a día esto también pueda hacerse. Cada uno escoja su forma. Yo solo doy argumentos de por qué creo que merece la pena probar la mía.

      No obstante, me encantaría saber cómo puede sentirse una mujer libre teniendo que trabajar, y cuidar de ella, de los niños y de la casa al mismo tiempo; o cómo una mujer puede hacer esas cosas bien y aún así encontrar tiempo para una misma, subirse a una moto, sentir adrenalina, y crecer y madurar como persona. Si te apetece explicármelo soy toda oídos. Un saludo desde España.

  8. Pingback: Por qué toda mujer debería viajar sola (al menos una vez en la vida) - WRadio
    1. Por supuesto Servidora Tedesca, lo cortés no quita lo valiente. De hecho, uno ni siquiera necesita viajar para conocerse a sí mismo. Ahora, viajar es algo que facilita mucho ese ‘conocerse a sí mismo’ pues durante un viaje uno se dedica puramente a uno. Abrazos.

  9. Buenísimo. A mi me falta lo de viajar sola, pero me vine sola a vivir a otra ciudad a 500km de la mía…ni por trabajo ni por nada porqué Sí, porque yo quería. Y Así lo hice y aquí sigo, he descubierto quién soy en realidad y aunque echo de menos mi entorno: soy feliz.
    Enhorabuena por el artículo!

  10. Acabo de conocer tu blog y me ha gustado. Te invito a conocer el mío. Pienso igual que tú, viajar solo te descubre cosas de ti mismo, te hace ganar auto confianza y perder muchos miedos tontos. Yo me voy a apuntar a clases de moto también, hay que estar preparada para el próximo viaje.

  11. ¡Me meo contigo! Matar tú misma las cucarachas… Jajaja. Creo que puedo asegurar que ese es el mayor terror de una mujer. 😉
    Espero ser tan valiente como tú, y alguna vez en mi vida probarlo. ¿Cuenta Ibiza en solitario?

    1. Cuenta lo que tu quieras, incluso si no hay cucarachas. Ja, ja ja. No en serio. Matar las cucarachas tú sola es un asco, además de muy difícil. A mi me queda mucho por mejorar… Pero espero no tener que hacerlo. Madre mía, ¡malditas cucarachas!

  12. sabeis cual es el real problema de viajar sola?? Es viajar acompañados.. Viajo hace 10 años sola cada invierno en España y me encantaaaa.. Este año he viajado con mi novio y muy bien pero sola es otra historia.. Viajar chicas viajar.. Aprender y ver lo máximo q podáis y lo fundamental seguir vuestro instinto.. Si os dice q algo va mal es q algo va mal.. Iros..
    Buen viaje a todos..

  13. Cristina! Me encantó tu artículo.
    Debo contarles que comencé viajando sola porque necesitaba espacio y tiempo para mi y principalmente, olvidar un triste momento. Compré los boletos a Isla de Pascua (Easter Island) lugar lejos de todo continente, de todos y con las mejores energías! Desde ese viaje y esa decisión nunca más me detuve. Amo viajar sola y con mochila por la vida! Para las que han escrito en este blog y que cuentan, no lo han hecho aún, pues se están perdiendo la vida chicas! Creo que quizás no es conocerse uno misma… sino más bien es encontrarse. Cada vez que iba leyendo tu artículo me reia pues lo de la moto es ciertísimo. Era mi primera vez manejando una, a las 6 de la mañana, con una lluvia del carajo… pude quedarme en el hostel, pero no! Fue cuando dije basta de los miedos, que cojones! Soy valiente y fui a recorrer la ruta de madrugada… Si es cierto, te da un tantito de pavor, pero ya empoderada se te olvida todo y sonries, como spot publicitario!
    Puntos en contra, (poquisimos) las fotografías debes tirarlas tu misma, sólo selfies 🙂 y cuando debes confiar en alguien para tus cosas si te dan ganas de baño o algo similar.
    Puntos a favor, todos!!!!
    Buen viaje chicas y a conocerse!!!
    Jimena

    1. Sólo selfies, porqué? Se lo pides a alguien que no tenga pinta de ir con prisa, y lo normal es que te digan que sí, incluso que te insistan en hacerte varias para que elijas.
      Siempre me han dado miedo las motos, pero me estáis metiendo el gusanillo…

  14. Hola Cristina. Estoy leyendo algunas cosas en tu página. Te conocí en tu tienda de Voss la semana pasada. Entré a comprar algunos regalitos de esos que nos traemos los turistas de minutos, ya que pasmos por las ciudades como flechas, raudos y veloces. Me encantó tu atención y simpatía, pero no te escribo por esto, aunque he estado tentada de hacerlo al leer lo que has escrito sobre Noruega, quizas porque ha sido mi destino mas reciente, pero me ha llenado mucho más este de viajar sola.
    Yo lo hice por primera vez con 45 años. Estoy casada, tengo 2 hijas ya mayores y siempre había tenido el deseo de salir a mi aire, de modo que un día me lancé y me recorrí Chile en un mes. !Dios mío, que aventura! Fue algo extraordinario, maravilloso. Todo el tiempo para mi. Me sentaba a mirar el horizonte, tomaba caldillo de congrio, me detenia en cualquier mercadillo, tomaba un autobús o un tren…nunca en mi vida me he sentido más en paz conmigo misma. No era el viaje en si mismo, era la sensación de dominar mi tiempo, de dirigir mis pasos sin mirar atrás…. Creo que todos deberían hacerlo alguna vez en la vida.
    Ahora vivo en Marruecos, desde hace tres años. También sola. Paso las vacaciones con mi familia. Me gusta esta sensación de “tiempo libre”. Puede sonar egoísta, pero antes me he pasado toda la vida pendiente de los además. Ahora creó que no me necesitan y yo me necesitó a mi misma más que nunca.
    Gracias Cristina por escribir de esta manera.

    1. Gracias Carmen por tu comentario, acaba de sacarme una sonrisa enorme bajo la lluvia que desde ayer cae en Voss sin tregua. Mentiría si te dijera que sé exactamente quien eres (por la tienda, como pudiste ver, pasa mucha gente cada día), pero desde luego que tus palabras no se me olvidan. Y me alegro muchísimo de ver cómo cada vez más las mujeres vamos conquistando nuestro propio espacio, nuestro propio tiempo, porque tenemos todo el derecho hacerlo.

      Desde Noruega te envío un fuerte abrazo enorme.

      Cristina.

  15. ¡Buenas Cristina! Acabo de venir de un mes y pico increíble por Camboya pero es cierto que no viajé sola, y tengo muchísimas ganas de probarlo, aunque sea por España!! Porque creo que no conocemos tanto nuestro propio país y podemos descubrir lugares maravillosos aquí donde relajarse, RESPIRAR, pararnos un momento y observar el paisaje, que no mirar,… creo que necesito hacerlo ya, y en el siguiente puente o fin de semana escaparme a algún lugar.

    Me ha encantado el post y me ha emocionado cada una de las palabras que has dicho. Se nota que está escrito con el corazón y te doy la razón cuando dices que no necesitamos a nadie para vivir y que cuando haces cosas sola te pruebas y redescubres partes de ti que no conocías.

    Muchos besos,
    María.

    1. Me alegro mucho que te haya gustado el post María. No se lo digas a nadie, pero me han emocionado mucho tus palabras 😉 Ojalá te vaya muy bien en todos tus viajes, sola y acompañada, seguro que todos y cada uno merecen la pena. Un abrazo y mil gracias por leerme.

  16. Pingback: Cómo crear tu plan de acción para irte de viaje. Paso #3: TUS OPCIONES - CoachingViajero
  17. mi primer viaje fue a la ciudad de Cordoba, Argentina. De alli quize siempre conocer la bella ciudad de orlando… Estoy escribiendo de alli.. me encanta tu blog hermoso relato un besito colega viajera!!!!!!!!!!

  18. Tuve la bendicion de viajar sola con mi mochila de sur a norte durante tres meses por brasil, y ha sido una de las experiencias mas enriquesedoras que he tenido.

  19. En mayo hago mi primer viaje en solitario. Además, también será mi primera vez en América. A ver que tal todo 🙂 La verdad que al principio estaba cagada (creo que los nervios no se me han ido todavía), pero ahora estoy ansiosa por ir, por saber lo que depara el viaje, etc y pensar en toda la experiencia que haya vivido a la vuelta. Y ate contaré 😉

    Saludos!!!

Deja un comentario