¿Por qué en Santander se llama ‘espáis’ a las zapatillas de deporte?

Una cosa que solemos llevar los de Santander en los pies son espáis. Los santanderinos nos ponemos espáis para mil cosas, pero todas ellas tienen algo en común: si al hacerlo estamos al lado de una persona no santanderina, ésta nos mirará raro y preguntará desconcertada  ¿qué te vas a poner qué?

Espáis

En Santander está sumamente extendido utilizar la palabra espáis para referirse a las zapatillas de deporte. Es un término común que no entiende de edad y del que muchos desconocen su procedencia. Yo estaba en ese grupo hasta hace bien poco, concretamente hasta el 14 de noviembre del presente año, cuando un alegre lector de este blog tuvo a bien iluminarme con su sabiduría cántabra.

“Si vas a Castro seguro que les suena [el término espáis]. En atletismo se utilizaba por aquí en los años 70 y 80 para zapatillas de clavos. [Espáis viene] del inglés spikes”, escribió Fermín a modo de comentario en el artículo Diccionario ‘santanderino’. 30 cosas que dices si eres de Santander. He estado investigando un poco… Y lo que dice Fermín tiene sentido.

Track spikes o spikes es el nombre que reciben las zapatillas deportivas que llevan tacos insertados en la suela para aumentar la tracción y reducir la posibilidad de resbalón. Por lo visto, a finales de los 60 este tipo de calzado se puso muy de moda en Inglaterra. Supongo que a partir de entonces además de su arte para pronunciar el castellano, los inlgeses se traían sus espáis de tacos cuando venían de vacaciones a la ciudad.

*    *     *    *    *    *    *

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

Vuelos baratos a todos sitios

CÓMO ENCONTRAR SEGUROS DE VIAJE BARATOS (por si tus espáis no tienen tacos y te das una galleta como un piano, ¡qué espero que no!)

Deja un comentario