Mi primer chapuzón del verano con The Indian Face

Cuando la marca española The Indian Face a través del portal Blog on Brands me propuso probar un bikini me resultó un poco raro. Pero cuando me explicó que lo que quería era que me diera el primer chapuzón del verano con uno de sus bañadores y qué contara qué tal me sonó mucho mejor y pensé, ¿por qué no? Así que elegí una playa recóndita como la de San Julián, esperé un día soleado y dije, ¡al agua patos!

Mi primer baño del verano sin neopreno no pudo ir mejor. Para mi suerte el cantábrico no estaba tan frío como de costumbre, el paraje era ideal (una playa medio salvaje de esas sin socorristas que tanto me gustan a mi), y yo estaba bastante “mona” con mi nuevo outfit veraniego, según dijeron mis amigos (ellos no utilizaron la palabra outfit pero si escribo un artículo de moda tendré que hablar con propiedad, ¿no?).

El caso es que como tenía que escribir sobre el bikini en cuestión y es la primera vez que escribo de un bikini (qué cosas tiene la vida, ¿verdad?) estos días me he dedicado a probarlo a discreción para contaros qué me parece y qué tal aguante tiene. También intenté hacerle una entrevista pero, muy a mi pesar, no me ha contestado nada. Será que la tela es muy tímida o que aún no tiene suficiente confianza conmigo, vete a ver. Yo confío en que con el paso del tiempo nos vayamos haciendo amigas. Seguro que sí.

Ahora en serio. Mi primera impresión es que es bonito. Mi pieza concretamente tiene un diseño clásico de rayitas con cordones rematados por unas bolitas de madera que me han recordado mucho a los chinitos que mi abuelo me compraba de pequeña. Esas bolitas me encantan y me traen buenos recuerdos. Minipunto a favor.

Además no he perdido el bikini al zambullirme, entre otras cosas porque me lo até a conciencia, así que otro minipunto a favor: cordones regulables para que una ciña el traje de baño a su medida. Y otra cosa que me ha gustado mucho es que no lleva escrita la marca en cada esquina, sólo atrás y en letras caligráficas bastante discretas, algo que es de agradecer porque a mi por lo menos no me gusta ir por ahí haciendo publicidad de ninguna empresa.

¿Lo peor? El precio. Los trajes de baño para chico y chica de The Indian Face no son precisamente baratos aunque, casi siempre, en su página hay algún ejemplar que está a mitad de precio. Las dos piezas de mujer rondan los 70 euros, un coste probablemente prohibitivo para muchos. Pero esto tiene una explicación que va bastante más allá de que nos quieran sacar los cuartos.

200 PRENDAS POR COLECCIÓN

Como este artículo es por encargo he tenido la oportunidad de preguntar a Eduardo Marqués Sánchez-Tabernero, diseñador y responsable de la marca, por qué sus productos cuestan tanto cuando hay tiendas que venden bikinis a cientos por, digamos, 20 euros como mucho. “The Indian Face solo hace 200 prendas por colección y los grupos multinacionales hacen 500.000 prendas exactamente iguales por modelo. Toda la ropa [de nuestra marca] tiene un proceso mecanizado del 10%, el resto se hace a mano. A parte de esto, la búsqueda de un precio inferior obliga a hacer prendas menos trabajadas y cuidadas en todos los aspectos”, me explicó.

Estando tan reciente el dramático derrumbe de Dhaka (Bangladesh) donde murieron 370 personas y por lo menos 2.500 tuvieron que ser rescatadas de entre los escombros de un edificio donde trabajaban en condiciones infrahumanas para talleres textiles que sirven a comercios como Primark y el Corte Inglés, no he podido dejar de preguntar a Eduardo en qué condiciones tiene a sus empleados.

“Trabajamos con talleres de confección por lo que no pagamos sueldos directos pero para mi es una preocupación muy importante saber que cualquier empresa con la que trabajo tiene trabajadores en condiciones dignas. Me la pueden colar alguna vez y mentirme, pero si me entero rompo inmediatamente. No soy de los que miran para otro lado, siempre intento averiguar que todo está en orden. Es una alegría enorme ver que gracias a empresas como la mía hay fabricas que siguen manteniendo a sus empleados ya que no les exprimimos en costes como pueden hacer otras”, asegura el diseñador.

VIAJA EN MI MOCHILA Y PAGA MENOS

La buena noticia es que si os apetece compraros cualquier producto de The Indian Face por ser lectores de Viaja en mi Mochila os harán un descuento de 10 euros en cualquier compra superior a 50. Basta con introducir el código promocional PROMOINDIAN2 cuando vayáis a hacer el pago. Ya me gustaría que hubiera bañadores gratis para todos pero oye, diez eurillos son por lo menos cinco cañas, y esta gente también tiene que vivir.

No os diré que sus productos son los mejores del mundo ni que si los compráis viviréis el verano de vuestra vida. Yo de momento puedo decir que estoy encantada con mi bikini y que aún no he visto otro igual ni en la playa de San Julián ni en la de Laredo (y la de Laredo tiene siete kilómetros).

Eduardo me hacía la siguiente reflexión: “Si quiero un producto para salir del paso me voy a una tienda de alguna cadena, si lo que quiero es tener algo bueno, duradero y no encontrarme en la playa a todo el mundo con el mismo bañador, selecciono otras opciones”. Por lo menos en esto último en lo que a su marca se refiere a día de hoy tengo que darle toda la razón.

Viaja en mi Mochila en directo a través de TwitterFacebook e Instagram

#POSTAMIGO

My First Summer Dip With The Indian Face, por Inma Gregorio (@AWorldToTravel)

16 comentarios en “Mi primer chapuzón del verano con The Indian Face

    1. La verdad es que si. Además, ¡el agua está muy buena! Aunque no sé si es porque en realidad el agua está más caliente o es que fuera hace mucho calor. Podiais venir a comprobarlo y darme vuestra opinión. Je je je 😉

  1. Muy bonito el bikini! 😉 Me gusta la filosofía que hay detrás de la marca… y aunque el precio pueda echar para atrás, a veces vale la pena gastar un poco más si el producto nos va a durar mucho más tiempo y es de más calidad

    1. Personalmente creo que deberíamos ser todos un poco más responsables y empezar a comprar cosas hechas con garantías de que no se explota a la gente durante su proceso de fabricación. Desgraciadamente la coyuntura económica muchas veces no nos permite hacerlo. Esperemos que eso cambie pronto 😉

  2. Hola! Muy bonito el bikini y muy bien llevado 😀 Yo me apunté en la campaña también pero claro, no viste lo mismo promocionarlo en una playa tan bonita como la que tienes tú allí que en una tan bonita como… Ah no, que yo ni siquiera tengo playa jajaja. Así que no me seleccionaron.

    Me ha gustado mucho tu artículo y aunque es una pena que el bikini no dijera nada cuando le entrevistaste, ha quedado muy bien 😉 Un abrazote!

    1. Ja ja ja. Muchas gracias Arantxa (dios, la que estoy liando a cuenta del dichoso bikini). Nada mujer, la próxima vez tu les dices que lo estrenas en mi playa. Yo te la dejo. Hay muuuuuuchos kilómetros de playa, tenemos de sobra para las dos 😉

Deja un comentario