México lindo y querido, cuaderno de bitacora

Durante mi viaje por México me he propuesto un reto: contároslo en directo a través de un nuevo Cuaderno de Bitácora al estilo de los de Polonia, Edimburgo y Flandes. Sé que no será fácil porque con tanto que ver tiempo no me va a sobrar, pero también creo que merece la pena hacer el esfuerzo, que esta es la mejor forma de haceros partícipes de mi experiencia, de llevaros realmente en mi mochila.

Al otro lado del charco me esperan Guanajuato, San Miguel de Allende, Xalapa, Chiapas, Palenque, Calakmul, Campeche, Mérida y Tulum, entre otros. Todo esto y mucho más porque entre la cámara y los vestidillos de verano he metido una lista de deseos y todas las recomendaciones que me habéis hecho a través de Twitter, Facebook o Instagram. ¿Seré capaz de cumplirlos todos? Aquí os lo iré contando. ¡Deseadme suerte!

Mapa de México - GoogleLUNES 16. 20:30 horas mexicanas (como las 3 o las 4 en España, ya ni lo sé). Estimados tod@s. Me llena de orgullo y satisfacción haceros saber que hemos aterrizado en México de una pieza. Al final ni Ingrid ni leches, apenas ha habido turbulencias. Aeroméxico nos ha traído muy bien. Eso sí, ha sido poner pie en el aeropuerto de DF y tener que esperar una cola de una hora para conseguir sellar el pasaporte (y eso que nos hemos colado ‘un poco’). Ahora autobús y a León (Guanajuato). (*) 3:24 horas. Nunca pensé que diría esto pero llegamos, ¡llegamos al hotel! Estamos pa’ chope pero llegamos. Ahora a dormir. En seis horas me han prometido un desayuno mexicano de escándalo.

MIÉRCOLES 18. Guanajuato ha sido el primer estado en nuestra aventura mexicana. Empezando por León, ciudad de negocios famosa por su rally y su festival de globos aerostáticos, el segundo más grande del mundo con permiso de Bristol. ¿Y después? Guanajuato city, una localidad a casi 2.000 metros de altura en el que se mezcla de forma natural lo colonial con lo propio. Caminando entre sus casitas de colores me he cruzado con mis primeros mariachis, aunque la verdad es que estos artistas no son caros de ver (sin ir más lejos ahora, de camino al hotel, nos hemos cruzado por lo menos a cinco que esperaban junto a la carretera ser contratados. ¿Quién contrata un mariachi a las 00:00 de la noche? Si alguien lo sabe que me lo explique por favor). Para mi lo mejor de esta ciudad de más de 700.000 personas es la vista desde el mirador Pipila. Una estampa que protagoniza su roja y amarilla basílica, probablemete el edificio más representativo de la ciudad.

Atardecer sobre Guanajuato (México)En la misma zona también hemos visitado San Miguel de Allende, una urbe con sabor rural que cuenta con más de 130 galerías de arte. Una localidad muy ligada a la historia de la independencia mexicana donde aún se conserva la casa de Ignacio Allende, uno de sus principales promotores. Una mañana se queda muy corta para conocer esta ciudad que hoy, como el resto de México, está llena de motivos verdes, blancos y rojos pues septiembre es aquí el mes patrio, el que festeja precisamente eso, la principio de su independencia de la metrópoli española. Todo está lleno de espumillón de estos colores, qué cosa, estoy por montar una empresa de espumillón en México. De esta me forro.

¿Y después? Ración doble de autobús hasta llegar a Xalapa, en el estado de Veracruz. Para alcanzar nuestro destino hemos cruzado México DF. El número de tiroteos vistos durante el trayecto ha sido cero, lo cual está muy bien teniendo en cuenta las noticias que corren por España. Y no, la ciudad no está destruída por el huracán aunque si es cierto que algunos tramos de carretera estaban inundados por las lluvias que estos días castigan la zona (lluvias de las que de momento nos hemos librado). La vista de DF incluso parcial y desde el autocar impresiona. Parece increíble que 23 millones de personas puedan vivir en la misma ciudad.

Vista de México DF desde el autobúsPero si algo me está gustando especialmente de México es la comida. ¡Todo está buenísimo! Como amante del picante que soy estoy encantada con la gastronomía mexicana que, por cierto, tiene bastante más que ofrecer que tacos, nachos y burritos. Ya he probado molletes, carambuyos, molotes, chimicuils (unos tacos, ¡rellenos de gusanos!) y aguachiles, entre otros. Me han gustado especialmente los chilaquíles verdes, mi primer desayuno en el país. ¡Madre mía qué desayunos! Son enormes, fortísimos y sí, riquísimos. Estoy muy contenta aunque sospecho que, a este ritmo, volveré a casa rodando.

SÁBADO 21. Ya sabía yo que esto de actualizar el blog durante el viaje iba a ser complicado pero aquí estoy de nuevo. He andado ocupada visitando pueblines de Veracruz como Naolinco y Xico.

Una calle de Naolinco (México)En el primero he tenido ocasión de ver el trabajo de diferentes artesanos, aunque lo que me ha impactado más ha sido la explicación de sus fiestas patronales en las que no falta Santiago, Caín, Pilatos, caballitos, negros y máscaras a elegir (Jocker y Predator incluidos), todo ello aliñado com música, bailes y palos a diestro y siniestro (prometo explicarlo en el futuro). Mi sensación con la cultura y, muy especialmente, con las tradiciones mexicanas  (o al menos con las que he conocido hasta ahora) es que son bastante eclécticas, una especie de toma todo lo mejor que tengas y/o se te ocurra aunque no tenga nada que ver entre sí, añádele un santo o una virgen, música y baile, involucra a medio pueblo en su organización et voilà, habemus fiestas. Me resulta tan interesante como desconcertante (en el buen sentido de la palabra).

Del Pueblo Mágico de Xico me han gustado los espacios naturales que lo circundan (¿sabías que en su Cascada de La Monja se rodaron escenas de Peligro Inminente y Daño Colateral?) y recorrer sus callecitas empedradas, todas con casitas de colores al estilo de lo visto hasta ahora y Volkswagen Beetles por doquier. ¡México está lleno de escarabajos! Es una pasada.  Ojito con este pueblo que se ha montado su propio encierro de San Fermín con 18 toros. La cita sucede cada mes de julio, durante los festejos en honor de María Magdalena, aunque por lo visto aún no hay muchos corredores. Normal con tanto animal suelto.

Cascada de la Monja, estado de Veracruz (México)Pero no escribo estas líneas desde el estado de Veracruz (que por cierto no abandoné sin cantar en un karaoke con sombrero mexicano después de un par de palomas), sino desde el de Chiapas. Tras pasar la noche en un autobús ADO de la clase ejecutivo (bastante más espacioso que mis ALSAs de siempre) hemos llegado a la capital de esta región que linda con Guatemala: Tuxtla Gutierrez, la ciudad que tantos quebraderos de cabeza me dio el presente año y que apenas si he podido ver desde el autocar que me ha traído hasta Chiapas del Corzo, el primer asentamiento que realizaron los españoles en la zona, y el Cañón del Sumidero.

Entre sus paredes excavadas por el Grijalva hemos hecho un recorrido en barca en compañía de monos araña, buitres, cocodrilos y una traumática isla de la basura, según los guías sólo presente en época de lluvias, que nuestro conductor ha atravesado con la lancha para terror y asombro de nosotros turistas. De hecho, ¿sabéis qué? En el trayecto de vuelta estoy escribiendo estas letras para actualizar este artículo tan pronto sea posible, si la isla de la basura nos permite volver, claro está. Cruzo los dedos.

Cañón del Sumidero, Chiapas del Crozo - Chiapas (México)MARTES 24. ¡Qué rápido pasa el tiempo en este país! Hace casi una semana que no actualizo el post. Cierto, no me lo da. Esto es un no parar. En los últimos días he estado recorriendo Chiapas, incluyendo la coqueta y, para mi gusto, demasiado turística San Cristobal de las Casas. He hecho un trekking hasta la Cueva del Mamut, he asistido al ensayo musical de una comunidad indígena, y he comido en el restaurante de un maestro maya que, muy amablemente, nos ha mostrado su sala ritual. También he aprendido que mi horóscopo maya es Kemee y que mi nagual o animal protector es el búho; he visitado Palenque, ruinas mayas famosas donde las haya; he asistido a los rituales de la Iglesia de San Juan Chamula (sin  palabras); y he visto cortar el tráfico momentaneamente a miembros del EZLN. En lo que a protestas se refiere no son pocas las manifestaciones de maestros del CNTE que ya hemos visto de refilón.

No escribo sin embargo desde Chiapas, sino desde la región de Campeche. Aquí he tenido la suerte de poder dormir en un hotel en mitad de la selva, con baño pasada la media noche incluído, y de visitar la casi secreta ciudad maya de Calakmul, un impresionante complejo que promete convertirse en un imprescindible de cualquier ruta maya que se precie a pesar de su poco sencillo acceso, de momento. Eso sí, no tengo claro si me han impresionado más las pirámides o la inmensa selva que las circundan y que, de facto, se las comen.

Ruinas mayas de Calackmul, Campeche (México)Y, por fin, ¡he conseguido bañarme en un cenote! No en uno de esos idílicos azul turquesa, sino en uno enorme y selvático, un lago verde de más de 80 metros de profundidad. En cuanto pueda os subo fotinas. ¿Lo que más me está gustando y/o impresionando de esta región? Como os digo me trae loca el mar de árboles que conforman su selva. La vista en 360 grados es una pasada, nunca había visto nada igual.

SÁBADO 28. El casco histórico de Campeche. Las ruinas selváticas de Calakmul. Un cenote salvaje de más de 80 metros de profundidad. Una hacienda en el Yucatán ‘profundo’. Las pirámides de Chichén Itza. El centro de Mérida. Noche en una hamaca. Desayuno, comida, cena. Destilado de caña de azúcar de a 51 pesos la garrafa (sí, habéis leído bien, la garrafa, de 5 litros para más seña). Tequila, mezcal, cerveza (esto lo que menos, no os penséis). Y muchas, muchísimas horas de autobús. Estas son las razones de mi abandono blogueril, agravado por la frecuente falta de WIFI y porque de vez en cuando mi ordenador se vuelve loco.

Ruinas mayas de Chichen Itza - Yucatán (México)Os escribo desde el autobús que me lleva a Tulum, en el estado de Quintana Roo, última etapa oficial del viaje y una de las que más ilusión me hace. ¡Voy a ver el Caribe! Y a bañarme allí espero. ¡Viva! ¡Viva! Ya me parece estar oyendo marimbas y maracas mientras me meto al agua (cuanto daño ha hecho la televisión). Parece hasta que va a hacer bueno. Eso espero, pues el plan para los próximos días tiene que ver con snorkel, cenotes, tirolinas y unos tales monos araña.

De momento aquí  no hay huracán. Quiero decir, se habla de Ingrid y de Manuel y de no se qué otra tormenta tropical pero nosotros no nos hemos cruzado con ellos. De momento, nuestra única relación con estos tormentos de la climatología se ha reducido a descubrir la idea de se voló. Véase: hay un señor que tiene un restaurante al aire libre con sombrillitas, piscinas, tejaditos de paja y toda la pesca. Viene el huracán y la mitad de todo eso se lo lleva el viento, literalmente. El hombre no dice “¡oh! Qué desgracia más desgraciada, mi vida es una ruina, mi restaurante se va al garete”, sino “sí, aqui habia un techo y se voló. Y la silla se voló. Y eso también se voló” y sigue con su rollo. Bueno vale, quizá esto sea un caso puntual y no una actitud generalizada pero me ha hecho mucha gracia. Me guardo el se voló como concepto. Me encanta.

DOMINGO 29. Estoy en Tulum haciendo un desayuno de campeones para snorquelear como dios manda. Esto es el paraíso, voy a pasar del móvil y a disfrutar de la arena, el mar y las estrellas. Como podéis ver el Caribe me sienta fantástico, ¿y si me quedo?

Tulum, Quintana Roo (México)MARTES 1. Después de unos días de hamacas, discusiones sobre dónde está la Osa Mayor y otras estrellas, y baños bajo la luna en el Caribe de Tulum me encuentro en DF. Esta ciudad no tiene nada que ver con el paraíso tropical del que vengo pero oye, tiene su gracia. Tampoco me parece muy insegura (no he odio ni un tiro, los coches circulan sin problema, nadie nos ha robado…) aunque cierto es que la presencia policial es fortísima, al menos en el centro.

El #AllMéxicoTrip ya se ha terminado. Dos compas volvieron a España según lo previsto, otra se quedó en Rivera Maya, y el resto hemos aprovechado la oportunidad de pasar dos días en la capital (¡gracias por cambiarnos los billetes Aeroméxico!). Así que nada, a explorar toca pero sin prisa ninguna que después de 15 días de viaje por este inmenso país estamos agotados, para qué engañarnos.

No obstante ayer ya estuvimos un poco de paseo. Anduvimos por la zona del Zócalo, una inmensa plaza, la más grande del mundo si no he entendido mal, donde estos días se recoge ayuda para los damnificados por los huracanes; vimos cómo jugaban al ajedrez en la plaza aledaña al Museo Mural; escuchamos Piensa en mi frente al Palacio de Bellas Artes (que muy bonito pero una pena que ninguna de las guitarras de los músicos estuviesen afinadas); cenamos ‘sopes’ en un puestillo callejero de los que si que tienen salsa picante (¡y cómo pica! ¡La leche!); y, cómo no, entramos a tomar una en el Rio de la Plata, una cantina que bien podría ser un bar de kinitos. ¡Si hasta venden kalimotxo! En principio parece que esta ciudad no está tan mal (como nos habían contado). De hecho parece que promete.

DF desde el avión (México)EPÍLOGO. Cantinas, manifas, antojitos por doquier y de todo tipo. México DF es una ciudad para vivir, no para visitar. Una urbe más segura de lo que pensaba pero menos de lo que me gustaría. No obstante su bullicio, su actividad desordenada, su caos ingobernable y, por qué no decirlo, ese chute de adrenalina de no estar seguro del todo de lo que va a pasar le da un toque singular, único, un yo me quedaba aquí unos meses, aunque sólo sea por entrar a la plaza del Zócalo, estos días tomada por la Policía para ‘proteger’ la recogida de alimentos para los damnificados por los huracanes.

Mentira. Los cuerpos de seguridad están ahí para que los maestros del sindicato CNTE, de protesta desde hace más de dos meses, no vuelva a tomarlo como epicentro y símbolo de su plantón -para el que no lo sepa el pasado mes de septiembre un grupo de maestros fue desalojado con gran violencia de esta enorme plaza. Parte de estos desalojados ahora acampan en la Avenida Juarez, una de las calles más céntricas de DF, a los pies del Monumento a la Revolución desde cuya terraza fue tomada la siguiente fotografía que firma @Machbel-.

México DF, Acampada CNTE (México) - Foto @MachbelCon algunos profesores mexicanos he tenido oportunidad de charlar en la capital. Durante todo el viaje, en los seis estados que hemos recorrido, vimos  manifestaciones, leímos pancartas de apoyo, oímos cosas en los medios de comunicación y, sobre todo, preguntamos mucho. Una periodista como yo que siempre anduvo Buscando el Norte, ¿cómo iba a dejar pasar la oportunidad de preguntar a los protagonistas de la situación qué estaba pasando? Su versión es la última pieza del puzzle que me faltaba para completar este rompecabezas que, aún con todas las fichas sobre la mesa, se me antoja imposible. La situación os aseguro es sumamente compleja.

A parte de protesta sociales y visita a la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco en el aniversario de la matanza estudiantil del 68, capítulo que ya os contaré en una próxima entrega, ¿qué os puedo decir de este intenso viaje? Para empezar que ha sido demasiado ambicioso. Hemos recorrido mucho en muy poco tiempo hasta el punto de quedar exhaustos con tantos kilómetros de autobus. Eso sí, ha sido una excelente aproximación a un país de contrastes, culturas y tradiciones donde la distancia entre ricos y pobres es preocupantemente imensa (las cifras dicen que un tercio de la población mexicana vive en la pobreza).

A penas si me he sentido extranjera, probablemente porque compartimos misma lengua y muchas tradiciones. El sustrato religioso-cultural de muchas cosas es común aunque al otro lado del océano se hace una interpretación del mismo que en España nunca hubiesemos pensado. Es de lo más interesante y, como dije anteriormente, desconcertante. Y no he percibido hostilidad alguna hacia el español o lo español, más  bien todo lo contrario, cosa que también ha llamado mucho mi atención.

La comida buenísima y la gente, ¡qué decir de la gente! Especialmente para mis dos compañeros mexicanos de viaje (@ArleneBayliss y @santiarias) no tengo más que buenas palabras. Sus explicaciones y respuestas a mis infinitas preguntas me han ayudado a contextualizar todo lo visto, a profundizar en una cultura que, no pocas veces, me ha parecido una locura (si vais a México con un amigo/a mexicano/a mucho mejor). En resumen, que me voy con muy buena honda de unas tierras muy chingonas que sólo he empezado a conocer y que, si tenéis oportunidad, os recomiendo no dejar de visitar. Siempre con prudencia y mente bien abierta. He dicho.

Chiapas (México)Viaja en mi Mochila más en directo a través de TwitterFacebook e Instagram

(*) NOTA: Este viaje lo hago en compañía de Carlos (@carlosfriasm), Laura (@Lalaviajera), Víctor (@machbel), Arlene (@ArleneBayliss), Constanza (@lamaletadecon), Silvia (@interviajera), y Santi. Para tener más puntos de vista os invito a seguirles. Si queréis aún más información podéis echar un vistazo al timeline de All México Pass (@allmexicopass), encargado de organizar esta aventura, pinchar el hastag #AllMexicoTrip o echar un ojo a las experiencias de Adri (@molaviajar), Inma (@aworldtotravel1), Vero (@Vero4travel) y Dani (@LegaTraveler) que en Mayo disfrutaron de un viaje muy similar al nuestro.

24 comentarios en “México lindo y querido, cuaderno de bitacora

  1. Son las 09:00 hrs del 19 septiembre, Comienzo a leer tus aventuras por Mexico, seguiré leyendo tu cuaderno de bitácoras según pasen los días del AllMexicoTrip con la misma ilusión que trasmites tu contándolas. 😉

  2. Buenísimo que la estes pasando asombrada con la gastronomía mexicana… son “Chilaquiles”
    😉
    * El mariachi disponible a la media noche es dado lo típico de llevar serenata a la novia/novio o mañanitas a quien cumpla años apenas pasadas las 00:00 hrs.

  3. Es 01:00 am del día 22 de septiembre, sigo la aventura desde el sofá de mi casa, aquí estoy esperando que aceptes mis comentarios..y me da igual que tengas que escribir tus post desde esa lancha en Isla basura…jejeje El trabajo es trabajo, nena!! XD.

  4. En las fiestas se acostumbra llevar mariachis para el cierre, como bodas y graduaciones, por eso están tan noche, ya que son contrataciones de momento. También se acostumbra para llevar serenata.

  5. Son las 5:40 del 25 de septiembre tengo insomnio ¡no puedo dormir!, así que me he dicho; “Vete a ver que tal les va a los chicos del #AllMéxicotTrip”, supongo que bien ocupados, porque no te ha dado tiempo a escribir ni una línea más.

    PD: mientras que llega más texto a este blog (vía celular o computadora) os seguiré por twitter. 😉

  6. Son las 15:18 del día 25 de septiembre, es hora de la siesta aquí en España, así que antes de dormir toca un poco de lectura.
    Gracias por actualizar….que ya era hora, bonita!!! Seguir disfrutando, pero no te perdono hasta que subas alguna fotina 😉

  7. Cómo mola la bitácora. Perdona que no me había parado con calma a leerla… Es que aquí la vida aburrida sigue su curso 🙁 Me encanta la parte de “se voló”, jajaja, qué forma de aceptar las cosas, oye. Me alegra que finalmente os hayan cambiado el billete y de que, en general, lo hayáis disfrutado tanto 🙂 Es un espectáculo de viaje!
    Disfrutad y aprovechad bien el tiempo que os queda!!
    Un abrazo!

  8. 23:17 hrs del día 01 de Octubre, llevo sin pasar por aquí ya varios días y he podido comprobar como te has dignado a colgar una foto….una Fotoooo!!! estas en el Caribe y cuelgas una foto!? y yo que pretendía morirme de la envidia!!

    PD: Prometí seguir el cuaderno y no he fallado, volveré a ver que pasa en esos 2 días por DF.

    1. Tres hurras por ti Roireto y mil disculpas por no haber subido más fotos. Mi ordenador murio (ya no se enciende ni nada, se puso en huelga nada más llegar a Tulum) y, amdemás, para que engañarnos. ¡Se estaba tan bien en el Caribe! Las discusiones sobre la Osa Mayour y otras estrellas ocuparon la mayor parte de mi tiempo. Que maravilla más maravillosa. Pero ahora ya te he puesto más fotucas y, sobre todo, muchos enlaces. Así que espero que sepas perdonarme 😉

  9. Que gustaso conocerte y compartir contigo un México que para mi también era nuevo. Lo mejor fue tu apertura y tu curiosidad. Te llevas un pedacito del país con este viaje seguro. Pero lo mejor: volveremos a esas hamacas seguro jeje. Un abrazo.

    1. ¡Eso espero! Porque llevo todo el fin de semana mirando aquí y allá y por aquí no veo ninguna hamaca. Y, ¿cómo voy a vie vir sin hamacas ahora que las he probado? xD Es verdad, empiezo a echaros de menos… ¿Para cuándo la próxima? 😉

  10. Ay, Cris!! Es un gustazo leer tu cuaderno de bitácora, aunque sea “a toro pasado”, ya desde España, y recordar con tus palabras lo vivido.

    A pesar de tantas horas de autobús y algún que otro desbarajuste organizativo, ¡qué bien lo hemos pasado! Ha sido un auténtico placer haber compartido estos días -e incluso habitación/hamaca- por México (y estamos sanas y salvas! :P)

    Un beso!

    P.D. Me encanta tu explicación del concepto “se voló” 😀

    1. La verdad es que, aún con todo, ha sido un viajé fantástico. Bueno, ya lo ves, ¿qué te voy a contar que tu no sepas (a parte de que acabo de comerme otro paquete de pan de pipas)? Y si, ¡quiero repetir! Mira que me apaño una hamaca y tiro para el sur… Vete poniéndome ganchitos en el salón por si acaso 😉

  11. He estado viendo el viaje que haz hecho en mi país y te diré un detalle, te a tocado solo la parte cara(turística) de mi país, aquí en mi país hay un dicho que dice: “Para conocer México, mínimo necesitas tres vidas”, te falto conocer Chihuahua y muchos lugares mas.

Deja un comentario