¿Cómo puede dar buen karma liberar animales secuestrados?

Los budistas pasan toda su vida haciendo méritos para acumular buen karma. Cada mérito o buena acción les da puntos para tener una próxima vida mejor y, con el tiempo, alcanzar la iluminación y el nirvana. Hacer donaciones al templo es mérito, prepararle la comida a los monjes es mérito, y liberar animales en cautividad es mérito. Pero, ¿y si los animales en cautividad liberados han sido previamente capturados con el único fin de aumentar el karma positivo del devoto? ¿Tiene eso mérito? Al parecer, sí.

Mesas de dudosa reputación se cuelan entre los puestos de flores, incienso y velas colocados junto al Wat Lat Bua Khao de Bangkok, un templo normal poco o nada frecuentado por turistas. Su mercancía se agita nerviosa en bolsas de plástico transparente, quizá porque entiende cuan finito es cada milímetro cúbico de oxígeno que consume. Y es que estas mesas no están llenas de ofrendas inertes que colocar bajo las áureas figuras de Buda que inundan cualquier espacio religioso de Tailandia que se precie, están llenas de animales embolsados.

Animales secuestrados para librerar. Bangkok (Tailandia)

Pececillos poco agraciados, culebras de río más o menos vulgares, tortugas y otras especies acuáticas sin pedigrí. Este es el tipo de material que uno encuentra en estos chiringuitos que surgen al calor de cualquier templo ubicado junto a un río, canal y/o estanque, especialmente cuando se acerca alguna fecha señalada en el calendario budista como por ejemplo el Día del Dharma, Ashana Bucha para el budista theravada tailandés.

De dónde vienen estos animalitos es un misterio, pero evidentemente no nacen en bolsas. “No lo sé, están encerrados y ahora les hacemos libres. Es una buena acción, da buena suerte”, me explica Pat, una joven tailandesa de 32 años que acaba de comprar un par de saquitos. Uno contiene dos peces alargados, le ha costado 30 baths (0,60 euros). El otro una tortuga en cuyo caparazón se aprecia una pequeña herida, un agujerito rojo rodeado de blanco de unos 5 milímetros de diámetro con muy mala pinta. Le ha costado 60 bhats (1,30 euros).

CAPTURA DE PECES, CULEBRAS Y TORTUGAS

Como poco, entiendo que los peces, las culebras y las tortugas que se venden en los puestillos de los templos han sido capturados en alguna charca o canal más o menos remoto. Esta hipótesis me genera preguntas: ¿No es esto cazar, robarle al animal la libertad para hacer negocio con ella? ¿No está pagando el budista de turno el rescate por un secuestro animal al que pondrá fin con el único objetivo de mejorar su karma para garantizarse una reencarnación mejor?

Libreación de animales en cautividad. Bangkok (Tailandia)

La otra opción que se me ocurre es aún peor. Pudiera ser que los vendedores de animales para liberar tuvieran granjas. “Quizá hayan desarrollado un negocio de cuida y venta de animales, ¿quién sabe?”, me explica Pat tras haber soltado los peces y la tortuga en el río que pasa tras el templo. Sus aguas son turbias, bastante oscuras, han sido caer y perderlos totalmente de vista. “Seguro que no cogen los mismos animales una y otra vez, eso está prohibido. Los que echamos en este canal ahora son libres”, me asegura la joven.

Según recoge Gerald Rocoe en The Triple Gem, la enseñanza de Buda promueve la acción recta, la conducta pacífica y honorable basada en cinco preceptos: no destruir la vida (especialmente humana pero también animal, incluso vegetal), no robar, no tener sexo ilícito, no intoxicarse y no mentir. A mi me parece que todo este asunto de los animales liberados choca al menos con un par. Pero qué se yo, apenas si empiezo a comprender esta colorida e interesantísima vorágine que es para mi el budismo.

Ofrenda de flores. Bangkok (Tailandia)

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

Vuelos baratos a Bangkok (Tailandia)

9 comentarios en “¿Cómo puede dar buen karma liberar animales secuestrados?