Madeira, una isla volcánica en el Atlántico resumida en 12 imágenes

Madeira es un destino que me ha sorprendido gratamente. Este enclave portugués en pleno océano Atlántico es una isla volcánica, sin apenas playas de arena fina pero con mucha montaña y bosque de laurel. Hará las delicias de los amantes del trekking, de los que busquen acantilados de vértigo y de quienes se atrevan a llegar a lugares recónditos para alcanzaer la orilla del mar. Esto es lo que puedo contarte tras descubrirla en un #MiNubeTrip. Mira cuanto quieras y anímate, esto es solo una pequeña parte de lo que Madeira trama ofrecerte.

Quinta do Furao (Madeira, Portugal)

¿Te gustan los miradores? ¡Genial! En Madeira tienes todos los que quieras, especialmente accesibles si vas en coche. En muchos de ellos coinciden dos elementos: escarpadísimos acantilados llenos de vegetación y océano (oceano con un horizonte que no pone fácil retratarlo en horizontal). Sirva de ejemplo este, el de Quita do Furao a cuyo lado hay un restaurante con el mismo nombre que sirve unas espetadas riquísimas.

Mirador de Eira do Serrado (Madeira, Portugal)

Pero en esta isla de abundante basalto no solo se puede ver el mar. Si quieres vista de montaña tendrás que subir hasta el mirador de Eira do Serrado, un  balcón a más de mil metros de altura desde el que se tiene una pindia perspectiva de Curral das Feiras y sus alrededores. Espectacular.

Parque de Queimadas (Maderia, Portugal)

Decía también que para el que guste de hacer rutas Madeira resulta un auténtico paraíso. Atrévete a recorrer sus húmedos bosques de laurel, de musgos, de árboles primos de Barbol y de flores también. Sigue las sendas que se adentran en la naturaleza, que son muchas y están bien señalizadas, a poder ser con botas de montaña para evitar un resbalón.

Recorriendo Madeira en jeep (Portugal)

Eso sí, la conducción en esta isla es un poco de aquella manera. Siendo francos, a mi me recordó mucho a la de la de los indios de Rishiskesh. Me pareció una locura. Los conductores de jeeps manejan rápido por carreteras estrechísimas de doble dirección, muchas veces excavadas en la montaña al borde del precipicio y sin apenas visibilidad. ¿Su mejor arma? El claxon. Pues eso, como en la India.

Camara dos Lobos (Madeira, Portugal)

Camara do Lobos poco tiene que ver con todo lo anterior. Es un precioso pueblo marinero, chiquito y coqueto. En su bahía descansan decenas de chalupillas y cerca de su muelle los hombres se entretienen jugando a algo que se tira un aire al mus con cartas de póquer. Las mujeres desconozco dónde están, apenas vi ninguna a excepción de las turistas.

Rivera Brava (Madeira, Portugal)

¿Te quieres bañar? Existen múltiples opciones. Yo te recomiendo acercarte hasta Rivera Brava, una suerte de cala de piedra casi inaccesible. Solo tienes dos formas de llegar: en barco o en ascensor de la muerte. Te recomiendo tomar esta segunda opción, por ser más rápida y económica. De todos los lugares que visité en Madeira este es probablemente el que más me gustó.

Terracita de Faja dos Padres en Rivera Brava (Madeira, Portugal)

La recompensa a esta bajada en ascensor de la muerte no solo es el baño frío en el limpísimo océano, además podrás disfrutar de una agradable comida junto a él. Si gustas toma lo que quieras en el restaurante Faja dos Padres, bajo una palmera, con las olas del Atlántico por banda sonora. En este garito cultivan todos sus productos así que el fresco de sus platos está garantizado. A mi me encantó el aguacate con vinagreta. Rico y muy ligero, perfecto para acomapañar una rubia Coral.

Puertas con graffitis de Santa Maria (Funchal, Madeira, Portugal)

Si quieres ciudad quédate en Funchal. Para mi, la rua más bonita de la capital de Maderia es la Santa María, una empedrada vena del casco viejo cuyas puertas están llenas de pintadas. No se trata de graffitis vandálicos sino de auténticas obras de arte dibujadas previa invitación por artistas locales. Hay más de 50, diviértete encontrando tu favorita.

Atadecer sobre Funchal (Madeira, Portugal)

A última hora siempre puedes acudir a algún lugar estratégico para ver el atardecer. Si quieres que te salga económico prueba con el Mirador das Neves, al que se puede llegar en autobús (en taxi puede costarte 20 euros ida y 20 vuelta). Aquí tienes la imagen, creo que no hace falta que te diga nada más.

Atadecer sobre Funchal (Madeira, Portugal)

O, ¡qué leches! Si te sobra el dinero date un capricho, hospédate en el Hotel Vine y disfruta el atardecer desde el jacuzzi. Ya, ya sé que un cinco estrellas no es una cosa que se rente todos los días (de hecho creo que esta ha sido la primera vez que he estado en un sitio de tal categoría gracias, entre otras cosas, a su invitación), pero de vez en cuando hay que cuidarse. La buena noticia es que su precio no es desorbitado aunque evidentemente no es de hostel. La noche está en estos momentos a menos de 150 euros. Ahora, es precioso por dentro, por fuera y por cualquier otro ángulo que se te ocurra.

Flores en el mercado de Funchal (Madeira, Portugal)

Si lo tuyo es comprar nada mejor que acudir de mañana al mercado central de Funchal. Aquí se vende fruta, pescado y, sobre todo, flores. Puedes comprarlas creciditas o en formas de semilla para llevar. Eso sí, mejor hacerlo en el primer piso que en el superior, considerado por los mismos portugueses como de guiris.

Poncha, bebida típica de Madeira (Portugal)

Y poncha, no te puedes marchar de Madeira sin probar su bebida más típica. Se hace con aguardiente de caña, miel, naranja y limón aunque la receta puede variar ligeramente de una localidad a otra. Te aviso desde ya, es fuertecita, empalagosa en forma de chupito pero rica servida con hielo. A este respecto solo puedo hacerte una advertencia: no te pases con la poncha o podrías acabar por las calles de Funchal cantando una aberrante canción de Michel Teló.

#POSTAMIGO

Diario de viaje por Madeira, por Isaac Martin (@viajeschavetas)

Madeira desde los ojos de Instagram, por Ainara García (@ainaraga)

*   *   *   *   *   *   *

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  Facebook e Instagram. ¡Y ahora también de YOUTUBE! Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

4 comentarios en “Madeira, una isla volcánica en el Atlántico resumida en 12 imágenes

  1. Entre el conductor kamikaze y la poncha se puede decir que Madeira es una isla bastante divertida, jajaja… Gracias por el postamigo, añadida estás también 😉 Un beso guapa!

      1. Pues no se, pero hay que repetir. Por ahora me quedo con que mi hermana me va a estar dando envidia en Agosto porque se va a Madeira y va a andar por los sitios que visitamos. ¡Me muerdo las uñas!

  2. Pingback: Madeira desde los ojos de Instagram

Deja un comentario