Guía rápida y low cost de París

No me considero chica de hipérbole fácil cuando de elogio se trata, y aún así veo en París una de las capitales más bellas del mundo. Al menos del mundo conocido por mi. La ciudad del amor, la ciudad de la luz, la ciudad –por desgracia– de los selfies con un palo me gusta porque destila arte por los cuatro costados, porque siempre tiene una puerta gratuita que picar. Oh là, là! París es un destino que solo un necio se pedería por falta de pareja o efectivo, una urbe con tantas caras como amantes a la que puede seducirse con escueto presupuesto. He aquí la prueba.

Amanecer sobre el Sena. París (Francia)

1. COMO LLEGAR. Si vas por aire lo ideal es que aterrices en el aeropuerto Charles de Gaulle (a 25 kilómetros de París), el más importante y mejor conectado, bastante bien acondicionado para hacer noche (enchufes, sofás, calor, etc.). Puedes llegar en tren RER y metro por 10 euros usando un mismo billete (el de RER, no el de metro), a penas te darás cuenta del transbordo. El resto de conexiones las puedes ver aquí (a los precios súmales un euro más, están desfasados a la baja). Que se me ocurra a bote pronto, al aeropuerto Charles de Gaulle vuela la aerolínea low cost Easy Jet.

Llegar al aeropuerto de Orly (a 15 kilómetros) tampoco está mal. Desde ahí también hay un porrón de RERs y autobuses. Consulta sus horarios y precios aquí. Volar al aeropuerto de Beauvais (a 80 kilómetros, se pronuncia algo así como bové) es lo que tienes que procurar evitar, aunque puede ser complicado porque es el que utiliza Ryanair. Si esta acaba siendo tu puerta de entrada no dramatices. También desde Beauvais tienes un montón de autobuses, basta con tomarlos con más tiempo porque el viaje dura más. Aquí puedes ojear sus precios y horarios. Si reservas sus billetes por Internet te ahorrarás un par de eurillos que seguro no te vienen mal en París.

Torre Eiffel y tiovivo. París (Francia)

2. DÓNDE DORMIR. Para dormir a mi me gustan los barrios de Père Lachaise y Porte D’Orleans. Ambos están bien conectados con el ‘centro central’ y tienen precios que no son una locura. Véase que desde ninguno de estos barrios se ve la Torre Eiffel así que quizá no sean lo suficientemente ‘céntricos’ para ti. Recuerda que esta es una ciudad de alojamientos caros, mi recomendación es que busques algo económico en Hostelworld, HostelbookersAirBnB. Si vas a utilizar AirBnB y lo vas a hacer por primera vez, regístrate usando mi enlace y recibe 39 euros gratis para alojarte en París. Este es mi enlace www.airbnb.es/c/cristinae52 (vale para alojarse en París o en cualquier otra parte del mundo). En esta web de alojamientos particulares, puedes encontrar apartamentos muy céntricos y muy, muy económicos. Si la memoria no me falla, hay alguno con vistas a la Torre Eiffel (pregunta a don Miguel de Diario de un Mentiroso, quizá tenga la amabilidad de darte alguna pista). Si te gusta hacer Couchsurfin París es una ciudad ideal, entre otras cosas por el dinero que te puedes ahorrar.

3. CÓMO MOVERSE. Para mi la opción más práctica para moverse por París es el metro. El billete sencillo cuesta 1,80 euros, pero une carne (10 billetes independientes que vienen juntos, pequeñas contradicciones franchutes) te costará 14,20 euros (comprado así, cada billete sencillo sale a 1,42 euros). Estos billetes no caducan, los puedes usar cuando quieras (como si los guardas y los usas dentro de un año), y como te dan 10 en vez de uno los puedes compartir con quien quieras aunque te separes de él o ella. También hay billetes de día, pero a mi me parece que no salen a cuento a no ser que vayas a coger el metro más de cuatro veces al día.

Amanecer Rue de Paris (Francia)

Igualmente puedes comprar grupos de billetes de más que une carne que salen un poco más baratos. Echa cuentas de cuánto vas a viajar en metro y decide. Yo por ejemplo con dos billetes iba servida, pero yo ando mucho. ¡Importante! Con estos billetes puedes subirte al autobús urbano y al tranvía, una buena opción para moverte viendo cosas. Dentro de la misma hora está permitido el trasbordo entre autobuses y tranvía, aunque no con el metro. Puedes hacerte con cualquiera de estos billetes en las máquinas expendedoras que hay en las estaciones o en la ventanilla de metro de turno.

4. QUÉ VER. París es una ciudad con miles de cosas que ver, así que lo primero que tienes que hacer es asumir que no vas a poder verlas todas. Ni lo intentes, no es humano ni aunque te tires allí un mes. En su día escribí mis cinco rincones favoritos de París, pero a eso tengo que hacer una par de puntualizaciones fruto de mis siguientes visitas a la capital de Francia. Ahí van.

Amanecer en la Torre Eiffel. París (Francia)

El mejor momento de París es el amanecer. Si, ya se que da mucha pereza salir antes que el sol, pero en esta ciudad merece muchísimo la pena. A primerísima hora, no hay turistas. ¡La ciudad es tuya! Es una auténtica gozada. La cara más bonita y romántica París la enseña al amanecer. La Torre Eiffel, Notre Dame, los puentes del Sena, el Museo Louvre, La Defénse y el Arco del Triunfo, el Sacré-Coeur y sus vistas panorámicas. Cualquier lugar es bueno para esperar la aurora. Madruga, merece infinitamente la pena y encima no cuesta nada. Madruga, insisto, el mejor espectáculo que sirve París es su amancer. Eso si que es inolvidable y  no un número de cabaret, que está bien pero no es hora mágica. Madruga, madruga, madruga.

Si eres de museos planifica tu visita, piensa bien qué quieres ver e infórmate. Muchos museos tienen entrada gratuita los primeros domingos de mes o algunos miércoles a última hora, o hacen descuentos por ser estudiante, jubilado, o niño. Si eres periodista y estás acreditado no tienes que pagar prácticamente en ninguno. A mi, que nunca he visitado el Museo Louvre por dentro (creo que para eso necesitas varios días, no lo recomendaría si vas un fin de semana), me encanta la web Sortir à Paris. En su sección Bons plans encontrarás un montón de museos, exposiciones y actividades gratuitas para todas las edades. En Cité Internationale Universitaire también hay muchas cosas, aunque más enfocadas a un público de entre veintialgo y treinta y pico. Si las sabes buscar París está lleno de fiestecitas, galerías, conciertos, charlas, obras de teatro, talleres, y visitas guiadas. ¿Por qué ir todos a los mismos (y encima pagando)?

Sacré-Coeur. París (Francia)

¡Ojo! Ir a sitios gratis no significa perderse los monumentos emblemáticos de París. Las entradas al Sacré-Coeur, la Madeleine y Notre Dame son gratuitas. No hace falta hacer colas ni reservar nada. Entras a la iglesia y punto pelota. Nadie te pedirá dinero a no ser, por ejemplo, que quieras subirte a las torres de Notre Dame. En ese caso sí tendrás que pagar.

No obstante, para ver París desde las alturas no hace falta gastar un duro (aunque yo si me subiría a la Torre Eiffel, sobre todo si no tienes pensado volver en la vida). Acércate a Printemps (una suerte de Corte Inglés pijísimo) y sube hasta la última planta. Allí encontrarás una cafetería con una enorme terraza descubierta con vistas de 360 grados sobre la ciudad. Notre Dame, la Torre Eiffel, el Sacré-Coeur, la Madeleine, La Defénse… Merece mucho la pena y es grauito. Por si esto fuera poco allí no es prohibitivo tomarse un café. El expresso largo cuesta solo dos euros. Esto es un chollazo en esta zona de París, especialmente con esas vistas.

Vista de París desde Terraza Printemps

Prácticamente al lado de Printemps tienes Galerías La Fayette, más bonitas y pijas si cabe (¡menuda cúpula la de La Fayette!). También tienen buena azotea aunque, cuando yo fui, la cafetería estaba cerrada y la terraza llena de niñatos. Lo mismo, basta con entrar y subir hasta la última planta. Personalmente, me quedo con la terraza de Printemps, tanto por la perspectiva como por el ambiente de gente (mucho más tranquilo y educado). Para saber metros y precios de otros miradores de pago de París no te pierdas este artículo de Víctor Gómez ‘Machbel’.

¿Disneyland si? ¿Disneyland no? Depende de cómo seas y de lo que te guste. Durante mi primera visita a París no tenía intención alguna de ir a Eurodisney, me apetecía cero. Me insistieron mucho y acabé yendo. Me encantó. Disfruté como una enana de 20 años. Si tienes tiempo, dinero y eres de los 80 o antes probablemente te guste y lo disfrutes mas que muchos de los niños y niñas que cada día pasan por allí. Eso sí, Disney requiere un día completo en tiempo y energía, no cuentes con hacer mucho más esa jornada.

5. QUÉ COMER. Desgraciadamente otra vez, París sigue siendo caro a la hora de comer. Yo me hacía unos bocatas que no veas y me los comía en Trocadero, frente a la Torre Eiffel. La buena noticia de comer bocatas por ahí es que como la baguette (sí, sí, la barra de pan larga) es típica de París, si te haces un bocata en una baguette técnicamente estarás comiendo algo típico. ¡Y dime tú dónde encuentras un restaurante con mejor terraza que el mirador de Trocadero! Quien dice el mirador de Trocadero dice el del Sacré-Coeur. Exacto, el que no se consuela es porque no quiere.

Cosas típicas y pagables de París… Mmm… Vamos a ver… Los crepes. No puedes dejar de tomarte un crepe con azúcar, chocolate, o lo que te apetezca. Si estás atento puedes encontrarlos por menos de 2,5 euros en el centro. Tampoco un croistant o un pain au chocolat. La repostería parisina está de vicio, y tienen unos escaparates que te recomiendo no mirar si no te sobra el dinero. Si vas de restaurante, una sugerencia como muy francesa es pedir una raclette, una suerte de fondue de quesos con patatas como cocidas que se acompaña con embutido, ensalada y, si nos gusta, un rico vino. Mucho ojo con el café. En París tomar un café es casi un lujo, especialmente en algunos sitios. En el centro por un café con leche te pueden clavar 5 o 6 euros (y más) tranquilamente. Pregunta siempre el precio y, si vas más bien pobre, prepárate a tomar expresos.

Vuelos baratos a París (Francia)

¿No tienes suficiente con lo dicho de París? Pues si quieres te lo cuento a viva voz. Ponte cómo, dale al play y disfruta de los programas que dedicamos a París en Viaja en mi Mochila en Popular TV.

Si aún no estás convencido de que París merece la pena (¿en serio?), visita la última galería fotográfica que le dedicó Ignacio Izquierdo. Vas a alucinar.

5 comentarios en “Guía rápida y low cost de París

  1. Pues yo me sentaria en un bistrot y respiraria el aire parisino y observaria el latido de la ciudad y su gente a mi alrededor….Iria a un mercado y me entusiasmaria con cada puesto y sus productos…todos estos quesos!! O cogeria el bus 69 en Gambetta y cruzaria Paris de Este a Oeste por callejuelas y lugares emblematicos hasta el Champ de Mars y alli si hiciera bueno me tumbaria en la hierba y miraria sin fin a la Torre Eiffel….Os gusta el plan ???

Deja un comentario