¿Es seguro viajar a México?

Lo que más me preocupaba antes de viajar a México era la seguridad. Las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores de España no eran nada tranquilizadoras. La lista de zonas de riesgo que “deben ser evitadas” y de lugares de riesgo medio que “pueden visitarse extremando la precaución” es extensa, capaz de asustar hasta al más valiente. Por no hablar de las “recomendaciones específicas para México D. F.” que sólo animan a pisar la capital lo justo y necesario.

Desde luego que México no es el país más tranquilo del mundo. A la violencia asociada al narcotráfico enquistada en el norte del país y los núcleos de resistencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) aún activos en el sur, se suman las cientos de luchas y protestas sociales que en estos momentos reivindican legítimamente sus derechos en las calles, hasta donde yo he visto de forma pacífica, si bien no quita para que su actividadcontrol por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado pueda suponer en ocasiones un problema para el turista que, si no anda listo, puede llegar a verse envuelto en auténticas batallas campales entre manifestantes y policías.

Ejército Zapatista de Libreación Nacional (EZNL), Chiapas (México)

Sin embargo, no me parece que la cosa esté tan mal como la pintan. Creo sinceramente que la imagen sobre la seguridad en México que llega a España se aleja mucho de la realidad. No es cierto que la gente vaya pegando tiros a diestro y siniestro por las calles, ni que uno vaya a ser atracado por defecto si atraviesa DF en coche. Para hacer esta afirmación me baso en mi experiencia: durante casi 20 días en México no oí ni una escopeta, no me vi en medio de ninguna balacera, nadie me robó cuando viajé en transporte público, ni me secuestró cuando anduve por las calles o me bañé en las playas de madrugada.

Visité los estados de Guanjuato (León, Guanjuato y San Miguel de Allende); Veracruz (Xalapa, Naolinco y Xico); Chiapas (Chiapas del Corzo, San Cristóbal de las Casas, San Juan Chamula y Palenque); Campeche (Calakmul y Campeche); Yucatán (Mérida, Chichén Itza y alrededores); y Quintana Roo (Tulum). Lo hice en autobuses de la compañía ADO (algo así como un Alsa mexicano) o en minibús privado (rentado por las oficinas de turismo con las que viajé) y nunca tuve ningún problema más allá de la puntualidad de los servicios que, en algunas ocasiones, no fue el deseado.

¿Mi sensación? En ninguno de estos estados me sentí en peligro aunque tengo que decir que el ir siempre en grupo de hombres y mujeres (tres de ellos mexicanos) me dio bastante seguridad y que no me hubiera atrevido a ir sola de mochilera por allí ni borracha. Pero este miedo a ir sola es una cuestión muy personal. He conocido a unos cuantos viajeros y viajeras que han recorrido el país en solitario, incluso que han estado largas temporadas en “zonas de riesgo medio” (como Tijuana) o alquilado coches (en el sur) y no me han reportado ningún incidente. Todo lo contrario, sus experiencias siempre han sido buenas. ¿Casualidad? Puede. Pero más de una y más de dos personas han coincidido en lo mismo: no tuvieron ningún problema.

LOS RIESGOS EXISTEN

Con esto no quiero decir que uno pueda ir por México como Pedro por su casa, especialmente si anda por México DF. Pero como te digo eso te comento que nada me pasó en la capital por la que, en palabras de mi acompañante, “caminaba como una ardilla asustada”, mirando atrás cada aproximadamente 10 segundos, lo cual seguramente es tan cierto como exagerado (por mi parte).

Avenida Juarez, México DF (México)

El centro de la ciudad estaba aquellos días (otoño de 2013) tomado literalmente por la Policía (y yo he visto en Madrid mucha policía junta, acordaros, siempre anduve Buscando el Norte) y el sindicato de maestros se movilizaba aquí y allá prácticamente a diario (de hecho su manifestación del 2 de Octubre coincidente con la marcha en recuerdo a las víctimas de la matanza de Tlateloco hizo que casi perdiera el avión al suspenderse los servicios de transporte vía autobús. Finalmente lo resolví dando un rodeo de pánico en metro, utilizando aquellas líneas que aún estaban operativas). La conflictividad social en ese momento era alta y, sin embargo, nada realmente malo pasó.

Pasee por los alrededores del Zócalo (entonces cerrado al público para evitar su ocupación por grupos reivindicativos), anduve arriba y abajo por la Avenida Juárez (donde había acampados entre 10.000 y 20.000 maestros, según sus palabras, “en defensa de sus derechos laborales y la educación pública de calidad”), me acerqué a la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco (que no está precisamente en un barrio bien) y monté en el coche de un colega a las 4:00 a.m. en Colonia del Valle para cambiar de punto de la ciudad. Nada me ocurrió, ni siquiera durante el viaje en coche, aunque cierto es que durante el trayecto nos saltamos todo stop y señalización luminosa de parada (como recomienda hacer la norma entre las 0:00 y las 6:00 horas) y que estábamos prácticamente solos en la carretera, algo que sorprende en una ciudad con más de 23 millones de habitantes.

Zócalo de México DF (México)

Me chocó en extremo el tema taxis. En DF no conviene parar un taxi en la calle y subirse. Por lo que parece el riesgo de secuestro o violación por montar en el taxi equivocado si que es real. Existen taxis seguros pero desgraciadamente no dispongo de sus números. Para desplazarte de un sitio a otro lo mejor que puedes hacer es ir con tiempo y utilizar el transporte público (metro o autobús). A nadie recomendaría jugar a esta ruleta rusa urbana, pero vamos, allá cada cual.

EL ARMA FUERA DEL BAR, GRACIAS

Otra cosa que me llamó mucho la atención fue que en la puerta de muchos establecimientos, especialmente de las cantinas (bares de kinito en los que no se juega el kinito pero se puede pedir kalimotxo), había carteles en los que se podía leer “no se puede entrar portando armas”. En ninguno de estos locales me pareció ver ningún arma, no sé si porque los mexicanos son muy respetuosos con la ley o muy discretos con lo que llevan encima. La verdad es que estas palabras me dieron más risa que miedo lo que no quita que si las ponen por algo será.

Pero vamos, que no tengas miedo de ir a México. Las zonas turísticas son bastante seguras y, en el resto del país (salvo en zonas super conflictivas a  las que, ¿para qué demonios quieres ir?), con sentido común y discreción no tiene por qué pasarte nada. También en Madrid hay barrios turbios a los que no entraría ni con un palo y no por eso diría que es una ciudad insegura.

Viaja en mi Mochila en directo a través de TwitterFacebook e Instagram

18 comentarios en “¿Es seguro viajar a México?

  1. Estupendo! Está muy bien tener un punto de vista objetivo. También es un lugar al que yo dudaría si ir sola de mochilera, me da algo de miedo. Pero como bien dices, si uno va acompañando y con cierta cautela, tampoco ha de pasar nada. Tampoco se puede ir por la vida temiendo por todo. Tomar precauciones está bien, y después, lo que tenga que ser será.
    Muy curioso el tema del bar con las armas… y sobre todo, la naturalidad con la que se toma el hecho de llevar un arma.
    Se agradecen este tipo de artículos que aportan veracidad y objetividad, para que la gente que tiene pensado visitar el país no piense lo que dices, que todo el mundo va a tiros por ahí…

    1. Muchas gracias Eva. No es un secreto que, antes de ir a México, cuando pensaba que me tenía que ir a vivir allí estaba aterrada. Hubiera agradecido mucho que alguien me hubiese contado todas estas cosas aunque, para que mentir, me he quedado más tranquila la poder comprobarlas por mi misma. Así que ahora, con los deberes hechos, me tocaba contarlo. Por si acaso a alguien le ayuda.

  2. Pienso que hay más de leyenda que de realidad en esto de la inseguridad… Como en todos lados, ( y más en ciudades grandes) hay zonas buenas, malas y muy malas. Con un mínimo de sentido común creo que no tiene por qué pasar nada…
    Abrazoss

  3. La verdad es que aunque hace ya un par de años desde mi peripecia por México yo tampoco tuve ningún problema. Viajaba con mi primo, así que éramos dos… Y nos movimos siempre con los super fiables buses de ADO. Nunca me sentí en peligro… Eso sí, fui con el mismo cuidado con el que me muevo por algunas zonas de Barcelona… No se trata de viajar con miedo, sino de tener cuidado. Ah! Y el tema de los taxis, nosotros cuando necesitábamos uno seguro lo reservábamos a través de la recepción del hotel/hostel/hostal…

    Me ha gustado mucho tu post!

    1. Muchas gracias por compartir tu artículo aquí Patricio. Espero que a mis lectores les sea de ayuda. Aquí toda experiencia es bienvenida. Y si, cuando vuelva a México volveré a andar con mil ojos pero espero disfrutarlo aún más.

  4. Tienes toda la razón, a veces los medios tienden a exagerar las cosas demasiado y asustaban a los turistas potenciales. Nosotros que somos del norte de México también tomamos precauciones cuando fuimos al DF y no nos pasó nada. Como dices tú, es cuestión de sentido común y no meterse donde no debes y menos a hrs que no debes.

    Saludos y bienvenidos todos a México 🙂

  5. Hola pues te puedo decir que viajaste en otoño y te tocó una mala situación en el DF, la ciudad es tranquila en sus zonas turísticas y otras más, los maestros de la CNTE tomaron el zócalo luego los replegaron, y se instalaron en el monumento a la revolución, como comentaste por el 2 de octubre la situación se hace más fuerte ya que ese día hubo un fuerte enfrentamiento entre anarquistas y policias como todos los años, desmanes, destrozos y detenciones, encima por las reformas que estaban en el senado precisamente en otoño habían más movilizaciones entonces por efecto los policias tenían cercado el zócalo y habían muchísimos más en la zona centro haciendo un ambiente medio pesado, ahora la realidad es otra, parece que los maestros ya se fueron, y todo en la normalidad, pero así que haya balaceras en la ciudad, o cosas muy feas de verdad que no, por cierto yo vivo muy cerca de la plaza de las 3 culturas me encanta ese lugar y dices que visitaste san miguel de allende, esa ciudad la declararon como la mejor del mundo checalo 🙂 un saludo.

    1. Pero con manifestaciones y sin ellas, con o sin movilización social (de la que yo por cierto estoy muy a favor, es una de las señales para ver qué se está cociendo en una ciudad), quedé encantada con DF, de hecho, es uno de los sitios que vi en los que no me hubiera importado nada quedarme una temporada. Me pareció una ciudad muy interesante, aunque me diera miedo 😉

  6. Es que NADIE dice que “la gente vaya pegando tiros a diestro y siniestro por las calles, ni que uno vaya a ser atracado por defecto si atraviesa DF”. No sé de dónde te has sacado eso.

    1. Eso es un esterotipo muy extendido en el extranjero sobre México coche. No digo que sea justo ni real.

      También los españoles (y todas la nacionalidades probablemente) tienen una imagen que muchas veces no se corresponde con la realidad.

  7. Hola a todos! Me sumo a preguntar que tal es vivir en el DF, yo me estoy por ir a vivir allí y me gustaría que me recomienden algún sitio para rentar departamentos.
    Muchas gracias!
    Julieta Gimenez

Responder a xipo Cancelar respuesta