El Panteón de Agripa, mi templo preferido de Roma

Dice mi Guía esencial para el InterRail y el Viajero Independiente (Travel Bug, 2002) que “Roma es un museo vivo en el que el visitante se emborracha de arte, de belleza y de cultura”. Totalmente de acuerdo. La città eterna que baña el Tíber es una urbe tan repleta de cosas por ver que puede resultar agotadora, especialmente si sólo tienes un fin de semana para visitarla.

¿Mi recomendación? Que no intentes verlo todo a no ser que quieras acabar doblado y medio loco. Selecciona. Más vale poco y bien que mucho y mal. Si no sabes por dónde empezar apunta: el Panteón de Agripa, para mi como para Stendhal, “el más bello recuerdo de la antigüedad romana”. De entre todos los edificios, fuentes y monumentos de la urbe, este es mi favorito. ¿Quién podría resistirse al encanto de la mayor cúpula de hormigón en masa jamás construida?

Panteon de Agripa - Wikimedia Commons

El Panteón de Agripa o de Roma, conocido popularmente como La Rotonda, está encajado en la coqueta y llena de cafés Piazza della Rotonda, a tiro de piedra de la Piazza Navona. De entrada no llama en exceso la atención. De hecho, si llevas todo el día pateando la ciudad, quizá pienses que este es un templo más y sientas el deseo de quedarte sentado fuera, en cualquier esquinuca, disfrutando de la música callejera que probablemente esté sonando mientras meriendas un gelatto y das una tregua a tus pies.

Error. No te quedes fuera. Entra. Entra aunque estés agotado. Merece la pena pasar a ver su enorme cúpula semiesférica, de 43,44 metros de diámetro, más grande que la de la Basílica de San Pedro del Vaticano. En la antigüedad, este espacio interior se iluminaba tan sólo con el ósculo que se abre en el centro de la cúpula, antaño sin cristal. Para más datos técnicos y artísticos sobre el edificio te recomiendo visitar su página en Wikipedia, da una explicación muy acertada.

Miguel Ángel dijo del diseño del Panteón que es “angélico y no humano”. Estoy de acuerdo también. Me pregunto si todos los dioses, a quienes está dedicado un templo que ordenó construir el general Marco Vipsanio Agripa, yerno y mejor amigo del emperador Augusto (sobrino y sucesor de Julio César), están de acuerdo con tamaña afirmación. Quiero pensar que sí.

ALOJAMIENTO EN ROMA

Lo siento, no puedo darte el nombre de ningún hotel. Las dos veces que he ido a parar a la capital italiana me quedé en lugares cuyo nombre no recuerdo, probablemente porque no eran lugares para recordar (ni especialmente económicos ni especialmente bonitos ni especialmente nada). Eso sí, recuerdo que ambos estaban en Termini, cerca de la estación de tren, una zona llena de alojamientos más o menos aceptables donde regatear el precio de la habitación no fue un problema en su momento (desconozco si ahora lo es).

Viaja en mi Mochila más en directo a través de TwitterFacebook e Instagram

#POSTAMIGO

Un fin de semana en Roma, por Patricia Cuni (@madaboutravel)

Impressions del 1r viatge a la ciutat més prodigiosa de l’univers, por Dani Amigó (@DaniLlechmaster)

Imagen: Wikimedia Commons

4 comentarios en “El Panteón de Agripa, mi templo preferido de Roma

  1. Estoy totalmente de acuerdo, tengo que escribirlo. He estado en Roma dos veces y he podido ver muchas cosas… y de todas me quedo con el Panteón de Agripa. Ambas veces entré y ambas veces me quedé alucinado. Saludos

Deja un comentario