Dónde bailar salsa en Cuba: bares a los que ir (¡y a los que no!) en La Habana y Trinidad

Ojalá pudiera escribir que, como me habían contado, en Cuba todo el mundo baila salsa en la calle y en los bares, que allí donde vas alguien te saca a bailar, que es uno de los mejores sitios del mundo para bailar. Ojalá pudiera, pero no puedo. No puedo decir que Cuba es un buen sitio para bailar por no lo es. Bailar salsa en Cuba es un negocio más. Así de claro y así de triste. Si quieres bailar, casi siempre de alguna forma tendrás que pagar.

Guía rápida de Cuba- Bailar salsa. Casa de la Música de Trinidad
Casa de la Música de Trinidad (Trinidad, Cuba)

Véase que cuando hablo de bailar estoy hablando de bailar salsa, salsa con pasos y en pareja. Estoy hablando de ir a bailar a sitios, salas o bares en los que la prioridad es bailar y no socializar ni ligar ni qué se yo qué. Y, como decía, en Cuba hay poco o nada de eso, y menos espontáneo y fácil de encontrar. Pese a quien pese, el baile se ha convertido en un negocio como otro cualquiera en la isla. Si quieres bailar bien, tendrás que pagar dinero por clases o por contratar a una pareja de baile para que te acompañe y te saque a bailar en los garitos. Ir a un bar y bailar con diferentes chicos y chicas como hacemos en Europa no se estila en Cuba. Puede que pase puntualmente, pero es la excepción, no la norma.

Si llamas bailar a “ir de fiesta y bailar” (bailar sin más, sin patrones ni pasos ni en pareja, bailar ‘como a ti te sale’, que está muy bien siempre y cuando no quieras bailar, bailar), entonces si podrás “bailar” en Cuba, cuanto quieras. Quizá, muy probablemente, además te salga un novio o una novia cubano tan pronto pongas un pie en la pista. Ojo con esto y, antes de echarte ningún novio o novia local, piensa qué tipo de relación estás estableciendo con esa persona. Piensa en si de verdad es “amor a primera vista” o si más bien una parte se está aprovechando de que la otra tienen carencias más o menos básicas para satisfacer sus necesidades sexuales y/o afectivas. No pretendo entrar en esto porque no es el tema del artículo y, además, me pone de muy mal humor, pero durante mi viaje a Cuba vi infinidad de parejas de hombres y mujeres blancos de 50 años o más con cubanita o cubanito joven de 25 o menos. Parejas que parecían cualquier cosa menos “amor a primera vista”. Pero volvamos al tema que nos ocupa: dónde bailar salsa en Cuba, a qué bares ir y a cuáles no en La Habana y Trinidad.

Guía rápida de Cuba- Malecón de La Habana, Cuba

DÓNDE APRENDER E IR A BAILAR SALSA EN LA HABANA

Si quieres aprender a bailar salsa en La Habana, te recomiendo ir a la Escuela de Bailes Cubanos Marisuri. La Escuela de Bailes Cubanos Marisuri está en el centro (en la calle Consulado 19, entre Prado y Genios), tiene clases de todo tipo (salsa, rumba, afro, etc.) y unos profesores fantásticos. No hace falta que te apuntes a un curso, puedes pagar clases por horas de lo que a ti te interese, muchas veces con profesor o profesora particular. También se adaptan bastante a tus horarios. Yo aprendí muchísimo y muy rápido. Me encantó. Cada euro invertido -barato no es teniendo en cuenta que estamos en Cuba- mereció la pena. En la Escuela de Bailes Cubanos Marisuri tienes la opción de contratar un bailarín o bailarina (que no novio o novia, no confundir) para que te lleve a bailar salsa en La Habana y, de esta forma, pode echarte unos bailes decentes en la ciudad.

Para bailar salsa en La Habana (de ir a un garito y bailar de verdad), te recomiendo la sala de baile del Hotel Florida, también en el centro de la ciudad. La pista es muy pequeña y está lleno de señoras blancas de 50 años con “novios” cubanos de 25, pero al menos hay gente que baila bien y, si le echas un poco de cara, puedes bailar alguna canción con los “novios”. El suelo y el ambiente del lugar invitan a llevar zapatos de baile. De hecho, es el único sitio de este listado al que yo me llevaría zapatos de baile.

Guía rápida de Cuba- dónde bailar en Cuba. Callejón de Hamel (La Habana)
Una de las paredes del Callejón de Hamel (La Habana, Cuba)

La Casa de la Música de Miramar, en las afueras de La Habana, también tiene un pase, música en directo (¡a veces hay conciertos buenísimos por dos duros!) y no hay casi señores blancos de 50 años con “novias” cubanas de 25. Lo que hay son cubanas y cubanos de fiesta. No digo que te vayan a sacar a bailar, pero por lo menos hay música (hablamos de grupos de la talla de Habana de Primera), ambiente distendido, agradable, divertido, normal. Si puedes ir con alguien que baile, mejor. Si no, ¡mucha suerte! Eso sí, vigila tu bolso no sea que te roben como a mi (por confiada, todo hay que decirlo, y la verdad es que me lo pasé tan bien en la comisaría que creo que mereció la pena que me robaran). Recuerda que hay dos casas de la música en La Habana, la Casa de la Música de Miramar y la Casa de la Música de Galeano. Yo a esta segunda no pude ir porque estuvo cerrada durante el tiempo que anduve en Cuba.

Un sitio donde no puedes ir a bailar pero sí a ver bailar es el Callejón de Hamel. En el Callejón de Hamel hacen shows de rumba y/o afro. Durante estas actuaciones podrás ver muy de cerca a cubanas interpretando a los diferentes orishas, cada una con el traje y los atributos que le corresponden a su divinidad, más una orquesta que canta y pone música. Todo en directo y todo como si pasara un poco por casualidad, pero no. Una vez terminado el espectáculo, en el que animan a la gente a participar y se crea un ambiente muy agradable, pasan un gorrito para que les eches dinero. No te vayas sin pagar. A poco que te guste el baile, aunque no tengas ni idea, este espectáculo merece la pena.

Guía rápida de Cuba- un gato negro en Trinidad, Cuba

Un sitio que no me gustó nada y que jamás recomendaría para bailar salsa en La Habana es el Restaurante 1830, también conocido como el mil ocho. El sitio como lugar está muy bien, es muy bonito, un restaurante-discoteca abierto al lado del mar. Muy popular entre locales y turistas. Está lleno de guiris, cubanos y parejas de blancos mayores con jóvenes cubanos. Cuando fui yo había tanta gente que, para pedir una copa, tuve que hacer una cola que ni en una estación de tren de la India. Si quieres pegarte una fiesta y ligar el mil ocho puede estar bien (aunque a mi no me gusta ni para eso), para bailar salsa de verdad olvídate. ¡Ah! Aquí sí que te vendrán a sacar a bailar, ¡a sacar a bailar para sacarte los cuartos!

DÓNDE BAILAR SALSA EN TRINIDAD

Para bailar salsa en Trinidad (insisto, bailar salsa de ir a un garito y bailar de verdad), te recomiendo El Rincón de la Salsa. El Rincón de la Salsa es un garito en pleno centro de Trinidad y al aire libre. Aunque la pista de baile es pequeña, es óptima para bailar y, cuando se llena mucho, permiten subir al escenario. Y, lo mejor de todo, ¡hay gente que baila! Gente de “quieres bailar”, bailas un baile, das las gracias y te vas. Te vas o te escapas un poco, hay gente de todo tipo, como en todos lados, una cosa normal. Unos bailan mejor, otros bailan peor, pero todos o casi todos bailan salsa. Casi me atrevería a decir que bailan para pasarlo bien, que tal y como está el panorama de baile en Cuba no es poco. De todos los sitios a los que fui a bailar en Cuba, este es el que más me gustó con mucha diferencia, en el que más bailé y en el que mejor me lo pasé.

Perros, Trinidad, Cuba (2016)

Un sitio que no me gustó nada en Trinidad, pero nada de nada y que jamás recomendaría para bailar, fue la Casa de la Música. Ya, ya sé que es un sitio muy famoso, tan famoso que había muchos más guiris haciendo videos y sacando fotos que gente bailando. Más o menos había 1 persona bailando por cada 100 guiris haciéndole un video. Para ir de fiesta con otros guiris y tomar copas, seguro que la Casa de la Música de Trinidad es fantástica, pero para bailar es el absoluto horror. Que sí, que tiene una escalinata muy bonita, y todo el mundo sabe que las escalinatas son el mejor lugar del mundo para bailar, ¿verdad?

Igual tuve mala suerte con el día, igual era el día de los guiris haciendo videos, igual regalaban copas por hacer videos, pero vamos, aquella noche en La Casa de la Música de Trinidad no bailaba casi nadie. Una decepción. Si aún con todo quieres probar, la Casa de la Música de Miramar y el Rincón de la Salsa están muy cerca uno de otro. Si vas pronto a uno te da tiempo a pasarte al otro. Eso sí, no intentes cambiarte muy tarde de local. Cuando se completa el aforo del bar te toca hacer cola hasta que el bar se vuelve a vaciar. ¡Y los dos bares se llenan!

Dormir en casas de cubanos, La Habana (Cuba)

Hasta aquí todo lo que yo puedo decir sobre dónde bailar salsa en Cuba: bares a los que ir (¡y a los que no!) en La Habana y Trinidad. Como amante del baile que soy, espero de corazón que te sea útil la información y te sirva para poder echarte aunque sea un baile decente cuando vayas a Cuba. Nada más. Si quieres bailar salsa en Cuba ánimo, paciencia y, ¡mucha suerte!

(*) He de decir que a mi contratar a alguien para que te saque a bailar me pareció una idea un poco awkward, incómoda. Si tú lo has hecho me encantaría saber qué te pareció, cómo fue la experiencia, cómo lo hiciste y, ya puestos, cuánto cuesta más o menos. Me lo puedes contar en un comentario 🙂

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE GUSTARÁN…

Se fue Fidel y se llevó la música con él

Guía rápida de Cuba: info, consejos y advertencias para preparar tu viaje

Dormir en casas de cubanos, ¿cómo funciona y cuánto cuesta el alojamiento?

¿Bailas conmigo en Facebook, Twitter o Instagram?

8 comentarios en “Dónde bailar salsa en Cuba: bares a los que ir (¡y a los que no!) en La Habana y Trinidad

    1. Pues no fuimos a la Casa de la Música de Galeano porque estaba cerrada, sino hubiéramos ido también. La de Miramar nos gustó bastante, pero ya te digo que bailar, bailar nada de nada (otra vez). Pero como sitio está chulo. Fuimos a la matiné y muy buen ambiente (aunque nos robaran, por confiadas). Quizá puedas probar ahí la próxima vez 🙂

  1. La Escuela de Bailes Cubanos Marisuri, es lo que se dice aqui y mucho mas agradezco a la autora Cristina E. Lozano por el comentario y como profesora y C.E.O de este proyecto sus palabras me han llenado de emoción. Es un placer para el colectivo de la Escuela de Bailes Cubanos Marisuri, el lugar ideal para aprender a bailar en La Habana.

    1. No hay nada que agradecer. Nos gustó mucho tu escuela y vuestras clases. Vuestros profes (tanto los chicos como las chicas) fueron muy profesionales y aprendimos un montón. Dales las gracias de nuestra parte y diles que cuando volvamos a Cuba, ¡seguro que volvemos a por más clases! 😀

      Un abrazo enorme,

      Cristina.

  2. Soy una de estos “blancos mayores con jóvenes cubanos”. El proximo año esta yuma vieja celebrará su décimo aniversario de bodas con su joven jinetero cubano :-/

    1. Estimada Yuma,

      Siento mucho si te han ofendido mis palabras, nada más lejos de mi intención. Me alegra mucho que tu hayas encontrado el amor en la isla, a la edad que sea (¿qué importa la edad?) y que pronto vayas a celebrar tu décimo aniversario.

      No obstante, yo sé lo que vi en Cuba (y lo que he visto en Noruega donde hay no una, ni dos, ni tres parejas entre personas de nacionalidad noruega y cubana) y no tengo ninguna duda al respecto. Eso no quita para que haya excepciones, y amor, y lo que tu quieras. Pero vi lo que vi, y eso nadie me lo puede negar porque estaba tan claro que me dio miedo 🙁

      Un saludo,

      Cristina.

Deja un comentario