Cómo pasar la noche en un aeropuerto sin morir de aburrimiento

Cuando empiezas a cogerle el gustillo a eso de viajar y aprendes a encontrar vuelos baratos por Internet llega un momento en el que simplemente sucede: toca pasar la noche en el aeropuerto. La primer vez tiene su gracia, incluso puede hacer cierta ilusión, pero cuando se convierte en algo relativamente habitual deja de resultar tan divertido.

Muchas veces dormir en un aeropuerto puede resultar una experiencia incómoda, aburrida y agotadora, o puede ser un paso llevadero si uno se lo toma con filosofía. Todo depende de tú actitud. La experiencia será cansada si o si, pero no necesariamente tiene que ser un peñazo (o no uno muy grande). ¿Qué hacer entonces si te toca hacer noche en una terminal? Ahí van una serie de consejos, ideas y recomendaciones fruto de mi dilatada experiencia como mochilera. Espero que te sirvan para sobrevivir a vuestras esperar.

T1 Aeropuerto de Barajas, Madrid (España)

1. Encontrar enchufes. Gran parte de los viajeros del siglo XXI somos enchufe-dependientes, de ahí que el acceso a la electricidad sea uno de los factores clave a la hora de sentar campo base en un aeropuerto. Móviles, ordenadores, cámaras, tablets, etc. Todo necesita ser cargado y por eso encontrar enchufes es algo primordial. No siempre es fácil pero es un esfuerzo que merece la pena hacer pues si hallas tomas de corriente tendrás asegurado ‘entretenimiento’ ilimitado. Los enchufes pueden estar en cualquier pared (aunque no siempre están activados), junto a máquinas expendedoras (que no siempre se pueden desenchufar), al lado de algunos asientos (en aeropuertos bien preparados como los de Munich o Frankfurt), o en los baños (aunque a veces tienen poca potencia y es un rollo tener que estar en el servicio). La clave es buscar, buscar y buscar y, si es necesario, esperar a que se duerma quien haya encontrado el enchufe antes que tu para utilizarlo.

2. Leer. Sí, ya sé que esto es muy típico, pero es una de las mejores cosas que se pueden hacer en un aeropuerto. Lee un periódico (suelen tener crucigramas y, si hay suerte, horóscopos), una revista (a mi me encanta El Jueves para antes y durante el vuelo), la guía del destino, una novela de papel o una historia de ciencia ficción en e-book. Mejor si tienes algo de papel para evitar que el agotamientos de una batería te deje sin letras. Si leer no es lo tuyo también puedes ver pelis y/o series en un tablet u ordenador, aunque esto no está al alcance de todo el mundo pues requiere tener un dispositivo apropiado. Lo mismo pasa con consolas y videojuegos. Ahora, todas las opciones son válidas: leer, ver algo o matar marcianitos son tres formas de hacer más corta la espera.

3. Dormir. Esto sería lo ideal porque eliminaría gran parte del cansancio que conlleva pasar la noche en la terminal pero paradójicamente es lo más difícil que uno puede hacer allí. Encontrar un buen sitio para dormir es harto difícil y requiere muchas noches de ensayo y error. Busca asientos sin reposabrazos lejos de corrientes y pasos de gente, lo menos cercano posible de entradas, salidas y focos de luz directos, y hazte una cama (si no tienes saco de dormir utiliza toallas o abrigos como sábanas y la maleta o mochila de almohada). Un suelo limpio también puede valer aunque probablemente sea bastante más frío que una silla. Si optas por esta segunda opción no te asustes si la abrillantadora intenta atropellarte o te despierta con su melodía infernal, son cosas de novato. Nos ha pasado a todos.

Durmiendo en la T1 Aeropuerto de Barajas, Madrid (España)

4. Hacer carreras de carros. Si viajas con colegas aprovecha la reducción del flujo de viajeros al caer la noche para montar una competición con los carros de equipaje del tipo uno conduce y otro va arriba. Yo creo que esta es una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida como plantar un árbol o escribir un libro. Sin embargo, esta actividad solo es apta para hacer en grupo, en exteriores y en aeropuertos bastante grandes (tipo el de Stansted de Londres) donde el ruido que montes no resulte escandaloso y el de seguridad tarde en localizarte. Si las carreras de carros te parecen un poco demasiado procura llevar algún juego de mesa liviano o cartas. Cualquier esquinita puede ser buena para jugar un Catán o echar unos órdagos al mus.

5. Prepararte un té. Esto es una actividad de pros porque necesita una gran premeditación. Requiere que lleves una taza o algo que sirva como recipiente en tu equipaje, que tengas bolsitas de té y/o infusión, y que el aeropuerto tenga agua caliente. En Inglaterra va muy bien y te ahorra un montón de libras en bebidas. La alternativa a hacerte un te es ir a un bar a que te lo hagan. Te saldrá mucho más caro pero será mucho mas cómodo. Si tienes hambre siempre puedes sacar algo de las máquinas expendedoras de la terminal que, generalmente, suelen ser bastante caras. Quizás puedas comprar víveres en sus tiendas o restaurantes pero esto tampoco te saldrá barato. Procura llevarte un bocata de casa, es la mejor opción para comer bueno, bonito y sin perder un riñón.

Máquinas expendedoras de la T1 Aeropuerto de Barajas, Madrid (España)

6. Hacer pulseras. Ideal si te gustan las manualidades y quieres llegar con un detalle para los colegas que te esperan en el destino. Solo necesitas hilos (en la mercería de tu barrio o en cualquier chino los venden por dos duros y del color que quieras), un imperdible o chapa, y algo para cortar (un mechero utilizado con cuidado puede servir). A partir de ahí todo depende de ti y de tu habilidad. Puedes trenzar, hacer nudos simples o estructuras tipo macramé. Todo vale y, con un poco de suerte, lo mismo te queda algo hasta chulo. La alternativa a las pulseras es la papiroflexia. ¿Alguna vez te preguntaste cuántas pajaritas eres capaz de hacer en una noche? Esta puede ser una buena oportunidad para comprobarlo.

7. Pesarse en la báscula de equipaje. No todas las cintas que transportan el equipaje facturado se apagan por la noche. Si quieres saber cuántos kilos de equipajes llevas o cuántos kilos pesas tú (¡o cuantos pesáis todos juntos!) ahora puedes. Solo tienes que buscar un mostrador en el que las lucecitas del peso estén encendidas (marcarán 0.0) y subirte. Lo más que puede pasar es que te comas un pequeño rapapolvos por parte del de seguridad o, en el peor de los casos, que te bajes con un trauma por los kilos adquiridos.

8. Entrar en la sala de oración. Muchos aeropuertos disponen de capillas o salas de oración para uno o varios credos y algunas están abiertas 24 horas para facilitar a los viajeros cumplir sus preceptos religiosos. Estos espacios están abiertos a todos los públicos y cualquiera que se acerque a ellos con respeto y decoro puede rezar en él. Y quien dice rezar dice ver lo que hay allí y utilizar sus libros. En el aeropuerto de Stansted (Londres) puedes encontrar una Biblias, alfombras y hasta kipás.

9. Buscar a Nemo. Esta actividad solo es posible en aeropuertos con acuario como, por ejemplo, el de Cracovia (Polonia). Allí podrás pasarte cuantas horas quieras mirando subir y bajar los pececillos hasta encontrar o no a uno de los peces más famosos de Disney.

10. Escribir. Una carta, una postal, un poema en una servilleta. ¿O qué tal tus sensaciones pre o postviaje? A menudo salen historias, pensamientos y anécdotas que años después seguro que te encanta recordar. Pero si tú lo que tienes es madera de paperback writer siempre puedes hacer como yo y aprovechar las largas noches de aeropuerto para escribir un post como este que luego publicarlo en tu blog 😉

*   *   *   *   *   *   *

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

Vuelos baratos a todos sitios

CÓMO ENCONTRAR SEGUROS DE VIAJE BARATOS (por si acaso te atropella un carrito de maletas, ¡qué espero que no (pero nunca se sabe)!)

 

25 comentarios en “Cómo pasar la noche en un aeropuerto sin morir de aburrimiento

  1. Muy buenas ideas! Aún no me ha tocado dormir en un aeropuerto, pero sí he tenido que hacer escalas de muchas horas y suelo leer o caminar por el terminal. Pero últimamente, buscar enchufes se ha convertido también en una actividad que a veces se transforma en aventura… Con el tiempo hasta se llega a desarrollar un instito especial para detectar un enchufe donde menos te lo esperas 🙂

  2. Muy interesante el post para quienes vivimos en transito. Para los enchufes es importante tener un adaptador universal. Es muy frustrante encontrar un enchufe y no poder usarlo por que el formato no es el adecuado. Con lo de prepararse un té, normalmente no lo hago por que he tenido problemas al pasar frontera por ser “producto orgánico de origen vegetal”. En su lugar nunca salgo sin mi “kit de supervivencia en aeropuertos” que incluye vasos descartables y paquetes individuales de café, leche en polvo, azúcar y edulcorante, por si tengo invitados. Esto puede ahorrar mucho dinero y lo de encontrar la forma de conseguir agua caliente es parte de la aventura que nos mantiene despiertos. Por último recomiendo este sitio http://www.sleepinginairports.net que ayuda mucho a sobrevivir en esos territorios.

  3. Me falta la opción a la que más recurro yo (aunque complementa a la 10): enviar cartas y postales! Si me toca hacer noche en el aeropuerto, suelo llevar la mochila cargada de postales, folios, sobres y cartas. En la mayoría de aeropuertos internacionales suele haber buzones. En un par de horas de escuchar música y escribir cartas, te queda un souvenir bonico y que los que lo reciben agradecen.

  4. Ah, las carreras de carros… recuerdo que cuando fui a mi viaje de estudios a Italia, me pidieron que fuese el “caballo” de uno de esos carros. Gané la carrera. Y sólo después de crear un trauma a mi jinete por la velocidad alcanzada, me fijé en que todo el tiempo había corrido con el freno puesto XDDDD

  5. Hola Cristina:
    Divertido post. Para los comodones les recomiendo el Aeropuerto de Singapur tiene hasta piscina, juegos de videoconsola y cine gratis.
    Fue un placer conocerte en Fitur. Estupendo blog, te hemos enlazado en el apartado de “Gente Viajera”.
    Esperamos volver a vernos en otros encuentros voajeros.
    Un abrazo, Asun y Ricardo.

    1. ¡Qué bueno que os hayáis acordado de mi! 😀 Desde luego fue un placer conoceros. Voy a ver si curioseo vuestra web (parece que habéis estado en Colonia… Je je je). Y cuando pase por el aeropuerto de Singapur (si eso pasa alguna vez) me daré un baño a vuestra salud. Un abrazo grande pareja, cuidaros mucho 😉

  6. La verdad que nunca me he planteado estas sencillas cosas, pero benefician para poder dormir en cualquier aeropuerto del mundo, y seguro que las noches no se hacen tan largas. Yo siempre me he alojado en un hotel cerca del aeropuerto de Madrid y encantada, porque para ir por la mañana a barajas sin ningún problema con el servicio de transporte que disponen gratuito.

  7. HELP!
    Hola, he metido la pata, y como tú estás encurtida en mil batallas, haber si puedes ayudarme. Mi caso es que pensaba quedarme pasando la noche en la estación Méndez Álvaro, porque no tengo casi dinero para alojamiento y además creo (no de forma segura) que no hay hostales cercanos para hospedarme. Pero he leído por ahí que cierra por la noche. Así que yo sola, y además que nunca he ido a Madrid, no tengo ni idea de qué hacer de 23:00 a 10:30 de la mañana de este miércoles a jueves (mi causa es que voy solo a un concierto, y además ya gasté casi todos los ahorros en la entrada y transporte desde mi origen). No sé si puedes aconsejarme algún bar cercano al Bernabeu o a la estación que abra toda la noche y no sea “chungo”. Si no pues un hotel que no sobrepasase los 20 o 30 euros. Voy muy justa. La he fastidiado. Ojalá puedas ayudarme. Y perdona las molestias. Por cierto, me gusta mucho como escribes 🙂 Gracias

  8. Informarse antes de llegar es la mejor manera para no encontrarse con sorpresas desagradables; en la pagina web sleepinginairports encontrareis los horarios y facilidades de muchos aeropuertos; también podéis actualizar datos si por alguna causa, hubiera habido algún cambio. Yo los uso a menudo sobre todo para saber si hay enchufes, wifi o agua potable y siempre han sido dato fiables.
    saludos!!!!
    Elena

  9. Pingback: 8 tips para dormir en un aeropuerto - Mil Consejos de Viaje

Deja un comentario