Pequeñas grandes ideas para no contaminar el medioambiente de viaje

Ya lo hemos hablado antes: la ética no puede ir de vacaciones. Queramos o no, cuando viajamos a otro lugar generamos un impacto económico, social y medioambiental, y es nuestra responsabilidad que este sea lo menos perjudicial posible para los actores implicados. Puede que viajemos a países con cero o mínima conciencia ecológica –como puede ser el caso de Tailandia o de la India–, pero eso no quita que nosotros, cuando pasemos por ellos, tengamos que comportarnos como si no hubiera ley (incluso si de verdad no hay ley).

Si todos ponemos en práctica gestos tan simples como tirar la basura a la papelera (aunque los autóctonos no lo hagan, aunque a veces sea misión imposible encontrar una papelera) se puede marcar una diferencia. Antes de dejar nada en el suelo, recuerda  que una colilla tarda entre uno y cinco años en desaparecer, una lata de aluminio entre 80 y 100 años, y una botella de vidrio hasta un millón. Quien dice el suelo dice el mar, la vía de tren o cualquier otro lugar.

Cuánto tardan en destruirse las cosas

Cosas tan básicas como apagar la luz o el aire acondicionado y/o ventilador al salir de la habitación contribuyen a reducir el consumo energético del país. No se trata de si pagamos nosotros o no la factura, se trata de civismo, de no consumir por consumir, porque nos sale gratis. Nada es gratis, todo tiene un impacto, aunque en este caso no se note directamente en nuestro bolsillo.

Rechaza las bolsas y los envases de plástico en la medida de lo posible. Lo que compres en la tienda llévalo directamente en tu mochila o bolso, y en caso de que seas amante del take away, cómprate un buen tupper que puedas reutilizar. Para algunos dependientes tu demanda (no me des bolsa o métemelo en el tupper) puede resultar un poco desconcertante, pero si insistes acabarán aceptando. Recuerda que una bolsa de plástico tarda entre 10 y 20 años en desaparecer.

Tupper ecológico

Quizá no podemos evitar que contamine el coche, el tren o el avión que tomamos hasta el lugar deseado, pero si reducir el número de trayectos o intentar hacerlos en grupo, en el caso del coche, para que el CO2 que producimos sea menor por persona. En la medida de lo posible, camina o emplea la bicicleta, dos formas limpias e ideales para conocer casi cualquier lugar. Si no hay más remedio (que muchas veces no lo hay) toma el tuk tuk, el taxi, la moto, el coche, el tren o lo que se tercie, y ni mucho menos te sientas el demonio por hacerlo. No saquemos las cosas de quicio.

Finalmente, cuando estés en un entorno natural deja todo como lo encontraste. Nada de llevarse una piedrita de la montaña, unas hojas de la selva o una caracola del mar. Piensa que si todo el mundo se lleva algo a la larga no quedaría nada que visitar por los demás. De hecho, en algunos países puedes meterte en un lío muy gordo si te llevas por ejemplo un trozo de coral (en el caso de Tailandia). Mucho, mucho ojo y, sobre todo, respeto. Y, por supuesto, nada de hacer hogueras donde no se pueda –que en España es en casi todos sitios– cuando vivaquees o hagas acampada libre.

Cosas ecológicas que se pueden hacer

Ni he descubierto América en este artículo, ni lo pretendía. Todas las medidas aquí relatadas son de cajón de madera de pino, pero en estos últimos tiempos que he viajado un poco más observo que cumplirlas es más difícil de lo que parece. Sí, a mi también me da pereza cargar con una lata vacía cuando bajo del monte o apagar el ventilador cuando me voy de mi habitación (a todo el mundo le gusta que su cuarto esté fresquito al llegar, pero nadie ha muerto por esperar 10 minutos que su habitación se enfríe), pero procuro hacerlo porque entiendo que el planeta no es mío y no puedo abusar de él cuanto me da la gana.

Si los grandes viajes comienzan con un pequeño paso, tener un planeta más sano y menos sucio comienza con un pequeño gesto. Pongámonos a ello. Yo la primera.

*   *   *   *   *   *   *

Viaja en mi Mochila en directo a través de  Twitter,  FacebookInstagram y YOUTUBE. Si lo prefieres, suscríbete al boletín mensual y recibirás la información más relevante por e-mail una vez al mes. Todas y cada una de las opciones son válidas, gratuitas y contribuyen a que esta web pueda seguir generando contenidos. Apúntate, ¿a qué esperas?

Vuelos baratos a todos sitios

CÓMO ENCONTRAR SEGUROS DE VIAJE BARATOS (por si tu apendice se rebela en ruta, ¡qué espero que no (pero nunca se sabe)!)

 

2 comentarios en “Pequeñas grandes ideas para no contaminar el medioambiente de viaje