Cuatro bares para disfrutar de la playa en Santander (aunque llueva)

Has llegado a Santander y llueve. No es mala suerte, es normal. Para tener estas montañas tan verdes necesitamos que caiga agua. ¿Qué es un fastidio que lo haga justo cuando a ti te da por venir? Pues sí, qué lata. Pero, ¡al mal tiempo buena cara! Aprovecha el día para relajarte en uno de los cuatro cafés que te proponemos (o para hacerte una ruta por todos ellos, ¡tu verás!). Cuatro opciones distintas pero todas con ventanales enormes desde los que disfrutar del paisaje calentito y sin mojarte. Si el tiempo te sonríe toma nota igualmente: muchos de estos establecimientos cuentan con terraza descubierta. Quizá, aunque haga sol, te interese sentarte a tomar algo por allí.

BALNEARIO LA MAGDALENA. Que no os engañe el nombre. Esta cafetería no ofrece servicios termales, sí unas magníficas vistas. Reponed fuerzas contemplando la Península de la Magdalena, la isla de la Torre y las playas de Bikinis y Peligros, ya sea desde el interior o desde la terraza (abierta por el lateral pero cubierta. ¡Cuidado si sube la marea! Como la mar esté brava lo mismo acabas empapado). Si vas por la mañana puede que alguien junto a ti encargue un mediano. No te asustes, solo es un café con leche, en Santander que yo sepa aún nadie se bebió un hobbit. ¿DÓNDE ESTÁ? Lo encontraréis al final de la calle La Horadada (si te diriges hacia La Magdalena por la derecha es la callecita que baja justo antes del Club de Tenis. Si vas en coche cuenta con un pequeño aparcamiento).

CAFÉ BAR EL FARO. Allá en lo alto y al norte de la ciudad se encuentra este pequeño, peculiar y descuidado bar de toda la vida. Abrígate y no te pierdas las vistas desde el Faro de Cabo Mayor, también llamado de Bella Vista. Si hace malo el cantábrico arremeterá con fuerza contra los acantilados. Violento y precioso. Después corre a refugiarte a este local de nacional decoración. Este sitio es genial A) Para no morir de hipotermia si subes a ver el mar, B) Si hace bueno: ¡tiene una terraza al aire libre enorme! Perfecto para comer unas rabas escuchando el mar. ¿DÓNDE ESTÁ? Lo encontrarás en la Avenida del Faro, pasado el Parque de Mataleñas. Ideal para subir en coche (cuenta con un amplio aparcamiento) aunque también puedes hacerlo en el autobús número 9 o andando (es un buen paseo, si hace malo, ¡ni se te ocurra!).

RESTAURANTE BALNEARIO DE LA CONCHA. ¿Te apetece desayunar arrullado por el mar? Entonces este local, abierto desde las 7:30 horas, puede ser una opción. No obstante puedes ir más tarde si quieres porque, al ser restaurante, sirven comidas y cenas. Echa un ojo a la carta y decide tu mismo. En verano (de mayo a septiembre inclusive) abren una pequeña terraza en la parte superior del edificio donde poder disfrutar de un buen vino, un mojito o lo que te apetezca contemplado a un lado el mar y al otro el Gran Casino de Santander (un precioso edificio blanco que, si has visto la película Airbag, probablemente te sea familiar). ¿DÓNDE ESTÁ? En la misma playa de La Concha, concretamente en el 46 de la avenida de Reina Victoria (justo en frente del Casino y cerca de la Playa del Camello), para los conocedores de la noche santanderina, justo encima de la sala Buenas Noches Santander (BNS).

THE OLD CORMORAN TABERN. Si no es la primera vez que visitas la capital cántabra puede que te suene El Cormorán, un edificio blanco construido sobre la fina arena de la segunda playa del Sardinero. Pues bien, el antiguo restaurante ha dejado paso a una taberna irlandesa que ahora presume de poder servir a sus clientes sobre una de las playas más famosas de la ciudad. Cuenta con dos plantas: en la de arriba hay mesas para sentarse, juegos para pasar el rato y una diana; en la de debajo determinados días a la semana se dan clases y se baila salsa. Suele estar muy animado a pesar de sus precios, para mi gusto un poquito excesivos (asequibles para tomarse una, no tres mil). ¿DÓNDE ESTÁ? Lo veréis sin problema: es la única construcción literalmente dentro de la segunda playa del Sardinero (muy cerca del Estadio del Real Racing Club –que también se llama El Sardinero– y del Parque de Mesones, a la izquierda de los Jardines de Piquío si estás mirando de frente al mar. Justo abajo en la foto es ese cuadradito blanco de la izquierda, delante de los edificios altos).

6 comentarios en “Cuatro bares para disfrutar de la playa en Santander (aunque llueva)

  1. ¿Eres lade la foto?. Ay, cuánto me gustaría una charla en Cormorán. Y por cierto, te sugiero un programa de viajes en la SER, comentalo con Fermín, de verdad, tu voz mejora tus relatos. Saludos….

    1. Si soy yo. Ya me gustaría a mi hacer un programa de viajes en la SER pero, ya sabes, soy una simple periodista. Nadie va a hacerme ni caso. Te sugiero que escribas a la SER y se lo comentes, seguro que a ti te escuchan más que a mi 😉

      Un abrazo JASA, y mil gracias por tus comentarios

Deja un comentario